miércoles, 28 de junio de 2017

Rave #23

Y otro tomo más. Lo sé, estoy siendo un pesado éstos dos días (y lo que os queda hoy aún), pero es que quiero ponerme al día con ésta obra e ir finiquitándola, que no quiero estar aun trayendo Rave al blog allá por el mes de agosto. Además, creo que por el contenido de éstos tomos quedará todo más claro si lo comento del tirón.

Entrando en lo que es el tomo en sí, nos encontramos con que sigue la absurda trama de la batalla de baile que planteaba en el tomo anterior. Yo puedo entender que para hacer paralelismos entre Elie y Resha puede funcionar estupendamente, pero no encuentro necesario darle tanto espacio a una parida de éste calibre, y más cuando al final te saltas las normas y haces lo que te sale del forro de los cojones.

En fin, que por lo menos tiene la decencia de mezclarlo con un intento de asesinato, algo que queda un tanto deslucido con el cambio de personalidad del malo de éste tramo y con la aparición de uno nuevo para los siguientes tomos al estilo de Drew (relleno del barato).

Creo que Mashima encontró el camino correcto hace dos volúmenes, un camino que le dio tranquilidad pero que ha decidido de forma voluntaria abandonar para irse a lo que le gusta a él: historias chorras mezcladas con épica.

Al menos aquí vuelve el personaje de Let, al que se echaba de menos, y se presenta a Julia.

Un tomo prescindible totalmente pero que es a la vez un exponente claro de lo que os podéis encontrar si os acercáis a ésta obra.
Publicar un comentario