miércoles, 19 de julio de 2017

Billy Bat #17

Y sigue Billy Bat sin prisa pero sin pausa, esa obra que desde el primer número me ha tenido
enganchado y que, aun ahora, a falta de tres números para el final, sigo sin saber si es una auténtica obra maestra o un bluff descomunal.

Éste tomo gira en torno a lo que se nos viene avisando desde hace tiempo: lo sucedido en el 11S. Son unas imágenes bastante duras de leer, incluso pasados tantos años desde entonces, y la osadía del autor de mezclar sucesos tan recientes con su ficción es digna de admirar.

El tono del número es el habitual: misterios por todos lados, en ésta ocasión sobre cuáles son las auténticas motivaciones del dibujante actual de Billy, así como el paradero de Kevin Yamagata. Con ello tenemos mezcladas varias tramas más, los finales de algunos personajes que llevaban tiempo con nosotros y la vuelta a primer plano de algunos cuasi olvidados.

Tengo la sensación de que Urasawa ha empezado a atar los hilos, pero también tengo la sensación de que es un manga que se beneficiará muchísimo de una segunda lectura, sabiendo lo que sucederá, incluso de una tercera intentando discernir cuándo es el murciélago bueno y cuando el malo.

Así, nos queda un manga complejo, con varias líneas temporales contadas de forma no secuencial, con un salto tras otro mientras el “presente” de la obra no deja de avanzar.

Ya veremos qué tal los tres últimos, pero hasta aquí lo he disfrutado mucho.
Publicar un comentario