lunes, 24 de julio de 2017

Ice Age 2

Ice Age ha sido una auténtica sorpresa en el panorama de las película de animación. Una franquicia que nació de una película pequeña, hecha con cariño y que han acabado explotando hasta hacerla reventar. La de hoy es la primera secuela, una película a la que aún se le nota el mimo de sus creadores pero que no llega a ser tan buena como la primera. Veamos qué nos trae Ice Age 2.

La película nos devuelve a los personajes de la primera entrega. En ésta ocasión les tenemos viviendo en un valle que se inundará en breve, lo que les hace empezar una migración hacia tierras más altas donde poder salvarse del inminente cataclismo.

Así, asistiremos a un nuevo viaje de nuestros personajes favoritos, aunque ésta vez se encontrarán con tres personajes nuevos que le darán algo de color a la aventura: una mamut y sus dos “hermanos”.

La película sigue siendo divertida, una sucesión de escenas en pos de ese lugar donde encontrar la salvación mientras los personajes se van conociendo algo más entre ellos y viven alguna que otra aventura. Una película sencillísima de planteamiento que no tiene más profundidad que rascar.

Los personajes siguen estando bien tratados, probablemente lo mejor del metraje, unos personajes que tienen la ventaja de haber tenido una película anterior en la que desarrollarse, así que aquí ya les conocemos y sabemos qué podemos esperar de ellos.

Eso sí, visualmente da un paso adelante respecto a la anterior, algo lógico teniendo en cuenta lo rápido que avanza el medio. Un paso que hace que se vea bastante menos vieja que su predecesora pero que sigue dejándola lejos de lo más vistoso del género.

Es algo más disparatada que la anterior, pero pierde la magia que tenía la original y se limita a repetir fórmula sin tener la carga emocional que sí podía tener la primera entrega. Por si fuera poco la película no pasa de ser divertida o entretenida, que aunque no es poco tampoco aporta el plus de calidad que tienen muchas películas del género (al día siguiente vi buscando a Nemo y está a años luz de distancia).

Con todo, la película respeta a la original y sigue siendo entretenida de ver, una de esas que los peques de la casa disfrutarán unas cuantas veces pero que los adultos acabarán por aburrir al segundo visionado. Para verla pero no para comprarla.

Valoración Personal: 7.
Publicar un comentario