sábado, 31 de marzo de 2018

Hace un Año CLXXV... Ghost in the Shell

Para el que no lo sepa Ghost in the Shell es ya una franquicia de origen japonés, que empezó con un manga y ha ido derivando hacia el anime. Pero hoy no hablaremos del producto original, hablaremos de la adaptación americana del mismo.

Es una cinta de ciencia ficción, que nos lleva a un Japón futurista y muy tecnológico donde a la muerte del cuerpo de una mujer, le transplantan el cerebro a un cuerpo sintético. Éste ser, la mayor Kusanagi, trabajará para un cuerpo especial de las fuerzas de seguridad, y empezará a seguir a un misterioso asesino.

La base es la misma que la de los productos originales, pero el camino tomado posteriormente es muy distinto. Aquí tenemos una cinta de acción con una fuerte carga visual, y que coquetea con el concepto de qué es lo que nos hace humanos.

Por desgracia no se profundiza en la chicha del producto, y se decide basar todo el potencial de la cinta en la mencionada acción y el apartado artístico. Es una lástima porque se rozan conceptos muy interesantes, profundos y que darían para mucho.

Una vez elegido el tono de la película, veamos si funciona como película de acción.

Llama mucho la atención lo fielmente trasladada que está la imaginería visual del manga, es un gustazo para los sentidos ver cómo han trasladado esa sociedad, los diseños de los robots, etc... dando una película que tiene en lo visual su mayor reclamo.

Luego están las escenas de acción propiamente dichas, rodadas con oficio pero sin nada que las haga especialmente remarcables o recordables. Son bonitas, tienen ritmo, pero no acaban de ser todo lo rompedoras que podrían ser.

Por último tenemos un tono místico que no acaba de sentar bien porque no se profundiza en él, queda como un intento de dar profundidad y al final lo único que consigue es estorbar y recordarte que no se ha apostado por ser más valientes.

Actoralmente destaca la presencia de Scarlett Johansson, que llena la pantalla con su cara y que ha hecho un esfuerzo bastante importante por tener una gestualidad y un movimiento propios. El resto (bueno, ella también) no pasan de cumplidores.

El resultado final de la película es el de una cinta que podría haber aspirado a mucho más, que tiene destellos de película grande pero no se aprovecha de ellos y se queda en una gran producción sin alma (como tantas). Mejor la obra original, o otros blockbusters (como las pelis de Marvel)

Valoración Personal: 6,0.
Publicar un comentario