lunes, 2 de abril de 2018

Wolfenstein: The New Order

Hay quien dice que el primer gran juego de acción en primera persona fue el Doom, otros recordamos con más cariño a Wolfenstein 3D. Pues bien, hoy os traigo la puesta a punto para nuestros días de la licencia Wolfenstein, concretamente The New Order.

Historia: Me ha sorprendido que el juego tiene más y mejor historia de lo que esperaba. Así, acompañaremos a un soldado en una segunda guerra mundial alternativa, una en la que el ejército nazi descubre tecnología mucho más avanzada que la de la época, lo que decanta la balanza a su favor.

Así, tras una primera misión en la que quedamos fuera de combate, el juego salta un buen puñado de años al futuro, con el mundo dominado por los nazis y nosotros despertando en tan poco halagüeño lugar. Qué toca hacer? Buscar a la resistencia y plantar cara.

Es una trama simple, pero entre que incluye un romance, que los personajes tienen carisma noventero y que se hilan bien las misiones entre sí (no como en otros juegos de cierto renombre, donde no tienes claro por qué vas de un punto a otro) acaba por quedarnos una historia apañada e interesante, que ayuda a meterse en ésta peculiar ambientación.

Apartado técnico: Siendo un juego que venía de la mano de Bethesda y con un motor que luego se usaría para Doom, era de recibo que el juego luciera visualmente imponente.

A día de hoy es un apartado visual ya superado, pero aun así sigue siendo una delicia ver los escenarios moverse a gran velocidad a nuestro alrededor mientras éstos pseudo nazis intentan acabar con nuestra vida.

Efectos de partículas, solidez, texturas, animaciones, rapidez... todo está a un nivel altísimo, y más teniendo en cuenta que el juego tiene ya tres añitos.

Quizás el apartado artístico peca un poco de poco original, y es que las criaturas mecánicas o los vestuarios nazis son bastante verosímiles, y podrían haberse ido un poco más hacia lo fantástico. No hay escenarios sorprendentes ni vistas que te dejen con la boca abierta.

En lo sonoro tenemos un doblaje más que meritorio, unos efectos de sonido buenos pero no destacables y una banda sonora variada y sorprendentemente cuidada, como demuestra la canción que suena durante los títulos de créditos o el subidón que pega cuando nos acercamos a algún momento crucial.

Jugabilidad: Nada nuevo bajo el sol. Shooter en estado puro, ni más ni menos.

Es un juego rápido, con unos cuentos enemigos en pantalla (que a niveles de dificultad alta no dudarán en rodearnos), con cierta variedad de enemigos y situaciones y unos pocos coleccionables para animarnos a dar una segunda vuelta.

Buena variedad de armas, momentos en los que podemos optar por el sigilo y algún jefe final con mecánicas distintas redondean un apartado clásico, pero pulido y tremendamente divertido.

Eso sí, el juego nos durará unas diez horitas en nuestra primera vuelta, siendo ideal para jugar y desengrasar entre obras más densas.

Opinión personal: Wolfenstein The New Order es uno de los mejores reboot de saga que he tenido el placer de jugar.

Jugablemente es un shooter old school total: rápido, repleto de acción y dependiente puramente de la habilidad del jugador. Un juego que es pura diversión y adrenalina.

Además, el estudio encargado no se ha limitado a darle un apartado visual potente y a pulir el jugable. Se ha molestado en dar cierta variedad (hay momentos más tranquilos) y dotarlo de una trama chula y perfectamente expandible en futuros juegos (como así será).

Es un juego que cualquier fan del género debería jugar, una demostración de que cuando las cosas se hacen con cariño acaban por salir bien y de que los viejos rockeros nunca mueren.

Wolfenstein mola, y si sois jugones habituales ya deberías tenerlo en vuestra colección. Yo me haré en breve (cuando me acabe el Assassins Creed Origins) con la expansión, y seguro que en el futuro cae la segunda parte. Totalmente recomendable (y más por menos de cinco euretes, que es lo que me ha costado a mí para Steam).

Valoración Personal: 8,5.

Publicar un comentario