sábado, 26 de mayo de 2018

Hace un año CLXXXIII - Piratas del Caribe: La venganza de Salazar


Piratas del caribe es de esas sagas cinematográficas que parece estar ya totalmente superada, una que, tras una primera entrega que supuso un boom tremendo se ha limitado a ordeñar la vaca hasta límites insospechados. Con esto en mente me puse a ver la quinta entrega de la saga (sin haber visto antes la cuarta) y esto es lo que me encontré.

En ésta película tenemos la historia del hijo del protagonista de las primeras entregas, un chaval que ha estudiado las leyendas y quiere liberar a su padre del holandés errante. Cómo? Encontrando el cetro de Poseidón, cuya ubicación para saberla únicamente Jack Sparrow (o la brújula que porta con él).

Pero Jack está en las últimas, borracho y abandonado hasta el punto de vender dicha brújula. Lo que libera a un antiguo enemigo que irá a por él con todas las de la ley.

Así a priori nos encontramos con una nueva película de acción y aventuras donde el humor no deja de estar presente en casi ningún momento. Una película que sabe que la fórmula de las anteriores funciona y se limita a implementarla, creando un producto totalmente de estudio para traer al público a las salas.

Y lo curioso del caso es que la película sigue siendo divertida. Una sucesión de gags y escenas que te llevan de nuevo al mundo de los piratas y te entrega diversión sin complicaciones. De acuerdo que es facilona hasta el extremo, que no arriesga en nada y que se limita a dar fanservice; pero aun así consigue divertir, y eso es lo único que le pido ya a ésta saga.

Es evidente que la magia se ha perdido, que los nuevos actores no están a la altura del carisma que tenían los antiguos (y por mucho) y que Sparrow empieza a cansar (lo dosifican algo más), pero sigue siendo divertida, y te dos horas de puro cine palomitero.

El que busque una aventura de piratas más o menos seria, que se vaya a otra cosa. Pero si entráis ya en sus primeras escenas (con un banco arrastrado por caballos por toda la ciudad) os encontraréis una película consciente de lo que es, que no intenta ser otra cosa y con unos efectos especiales muy cuidados.

Podrían dejarla descansar unos años? Sí. Pero no lo harán, porque sigue divirtiendo y la gente sigue viéndolas.

La recomiendo? Si queréis apagar el cerebro y comer palomitas seguro que os lo pasáis bien. Si buscáis una buena película, ved la primera.

Valoración Personal: 6,5.

Publicar un comentario