viernes, 10 de diciembre de 2010

Dioses Menores - Terry Pratchett XIII

Décimo libro de la saga Mundo Disco, en ésta ocasión se trata de una novela independiente que no corresponde a ninguna saga. Eso está bien, porque el libro está mas libre de ataduras; vamos a ver qué nos ofrece Imágenes en Acción:

Historia: ¿Preparados para un tema realmente serio visto desde la perspectiva del Mundodisco? Pues bienvenidos a Dioses Menores, y preparaos para leer sobre religión. De acuerdo, El Segador iba de la muerte, que también es un tema serio, pero estaréis de acuerdo conmigo en que no es ni la mitad de polémico. Terry Pratchett dice que éste es el libro que más correspondencia de todo tipo le ha proporcionado. De todo tipo.

Brutha es un novicio en la enorme Ciudadela de Om. Como no destaca absolutamente en nada, es el encargado de cuidar una pequeña parcela de jardín mientras todos los demás novicios se ríen de él. Pero Brutha es fuerte en su fe en su dios Om. Hasta que una tortuga que encuentra en el jardín empieza a hablarle directamente a la mente y le dice que ella es la reencarnación de Om.

La novela está repleta de inquisidores, exquisidores, filósofos, novicios, rebeldes que afirman que el mundo viaja a lomos de una tortuga, una religión anquilosada que afirma que el mundo es como una pelota... y un tipo que se dedica a barrer todo el tiempo y cultiva montañas bonsai.

Si todavía no habéis leído nada del Mundodisco, esta novela os va a arrollar. Si sí habéis leído algo, os enganchará todavía más.


Dioses Menores es una nueva novela del Mundodisco, en ella volvemos a una de las ciudades del desierto para seguir cómo una gran religión ha dado la espalda a su Dios.

Dios que, convertido en tortuga intentará recuperar el poder perdido a través del único creyente que conserva, intentando ganar nuevos adeptos gracias a él. Así, el pobre Brutha se verá envuelto en los tejemanejes de un Dios en el que cree, pero que a medida que le conoce va teniendo ciertas dudas acerca de su filosofía.

Un muy buen libro (al contrario que el anterior de Pratchett) en el que le mete a la religión por todos lados, desde un iglesia corrupta que no cree realmente en su Dios, hasta unos dioses presentados como seres que dejan de existir en cuanto nadie cree en ellos (al mas puro estilo “si cae un árbol en el bosque y no hay nadie para oírlo: ¿hace ruido?).

Un gran Pratchett, que plantea y discute consigo mismo ciertos temas desde un óptica de humor (negro) y una gran dosis de mala leche.

Personajes: Como siempre en los libros de Pratchett hay una buena cantidad de personajes, aunque sólo pasaran por allí. Los principales (a mi entender) son los siguientes:

Brutha: Un novicio de la religión de Om al que parece gustarle su posición. Obedece lo que le dicen sin pensárselo y cree en Om como nadie mas lo hace. Tiene una particular memoria que le hace acordarse de absolutamente todo lo que ve o le pasa, lo que hace que sea alguien, cuanto menos, peculiar. Es en él y en su evolución (muy bien llevada) en quien cae el peso del libro, y la verdad es que lo lleva muy bien.

Didáctilos: Un famoso filósofo (famoso por cobrar poco) que escribe un libro sobre la gran tortuga A’tuin que mueve a mucha gente en Omnia a plantearse varias cosas sobre la composición del mundo.

Om (Gran Dios Om –cuernos sagrados-): Como único Dios de Omnia ha vivido bastante bien desde que se hizo con el poder, el problema es que las cosas se han jerarquizado tanto que ya sólo le queda un creyente, por lo que se ve obligado a vivir dentro de una tortuga hasta que consiga mas creyento o el que mantiene se muera. la nueva perspectiva que tiene del mundo hace que su visión de cómo actúan los dioses cambie ligeramente (influenciado por su creyente).

Vorbis: Personifiación de en qué se ha convertido la Iglesia de Om. Gente que no cree en el Dios, pero que en cambio sí que cree en su Iglesia y en todo lo que los profetas han enseñado. Un hombre duro, ambicioso y que sólo cree realmente en sí mismo. Se podría decir que es el “malo” de la novela.

Opinión personal: Con éste treceavo libro de la saga Mundodisco, Terry Pratchett demuestra una cosa: cuando quiere hacer un buen libro, la hace. El problema que tiene es que no se toma demasiado en serio a sí mismo (al menos hasta aquí), haciendo que su obra sea bastante irregular, con algunos libros muy buenos (como éste) y otros bastante malos (el anterior).

Lo bueno del caso es que a medida que la saga avanza, el nivel medio de la misma lo hace también, con un autor que se atreve a meter mas y mas ideas suyas en los libros, que pasan de ser un simple entretenimiento a una sátira cada vez menos velada de la sociedad en la que vivimos.

Como no podía ser de otra forma, uno de los elementos que mayor crítica puede levantar es la religión, con la que se mete a base de bien planteando algunos interrogantes interesantes sobre la misma.

Además, todo esto lo hace sin olvidarse de mantener un libro divertido, fresco y entretenido; que hace sonreír en mas de una ocasión e incluso arrancar alguna carcajada ocasional.

Muy buen libro, recomendable tanto para los fans de Pratchett como para aquellos que quieran acercarse por primera vez a éste buen hombre.

Valoración Personal: 9.
Nota en Amazon: 9,07
Publicar un comentario