jueves, 31 de mayo de 2012

Chuck T4

Y en principio sólo me queda una (se supone que la quinta es la última, pero con Chuck nunca se sabe).

Ésta temporada del espía mas especial que tienen los americanos sigue en la línea de las anteriores, con el humor y las misiones que le han caracterizado. Pero como el tiempo pasa, las vidas de sus personajes también, con lo que la cuarta temporada gira entorno... la reaparición de la madre de Chuck y una posible boda.
Lo mejor es que la relación entre los dos protagonistas ya es completamente estable, con lo que dejaremos de sufrir por si acaban o no juntos. Si a eso le sumamos que todos los demás están en su papel, tenemos una serie que podría seguir siendo entretenida sin innovar por los siglos de los siglos.

Y eso es lo que parece que hará, porque salvo un par de revelaciones sobre el pasado, poca innovación encontraremos en la serie. Pero ya está bien, Chuck es así.

El malo de la temporada es un supertraficante de armas ruso, con un actor que está a la altura y un hija que cumple sobradamente. Bien por ellos. Pero pierde algo de entidad respecto a las sociedades secretas que teníamos antes.

Una temporada continuísta que encantará a los fans, pero que puede empezar a cansar a los que no son tanto.

Y el final como siempre: impresionante (y promete algún cambio para la quinta).

Hasta aquí la reseña, ahora sólo me queda recomendárosla porque vale pena.
Publicar un comentario