viernes, 25 de mayo de 2012

El Guerrero Cuervo - La Leyenda de Guinever II


Tras dos libros la mar de entretenidos (los Juegos del Hambre I y II), me dije a mi mismo: oye, tienes en la estantería un libro desde hace unos años por leer, la primera parte fue muy mala, pero, a que da rabia tenerlo allí muerto de asco?

Dicho y hecho, el Guerrero Cuervo pasó por mi mesita de noche, y éste es el resultado.

Historia: Nacida en las Tierras Altas, Guinevere se ha hecho mujer y ha aceptado el poder que le ofrecerá el trono del Dragón. Para proteger su amada tierra de la avaricia insaciable de los saqueadores sajones, deberá dirigir una ofensiva. El ejército que logra reunir está formado por los más débiles, pero aun así tienen que ponerse en marcha. Si fracasan, sus enemigos dominarán tierra y mar.

En su primera batalla contra los piratas, Guinevere invoca a los espíritus de los muertos. Inmersa en las oscuras profundidades, comprende más del odio, el amor, la rabia y la venganza, de lo que nunca quiso saber. El poder de los muertos tiene un elevado precio.

Mucho más al sur, Zarpa Negra, su compañero de infancia, parte en soledad. Con el poder de la transformación e hijo del padre adoptivo de Guinevere, mitad hombre mitad lobo, Zarpa Negra (que pronto se convertirá en Lancelot) descubre su gran fortaleza interior y una intensa pasión al conocer a la Dama del Lago. Y cuando Lancelot y Guinevere se encuentran finalmente, las consecuencias de las experiencias que ambos han vivido desatan un torrente de angustia y deseo.

La historia continúa donde lo dejó la primera parte, con los clásicos de las leyendas artúricas mas o menos posicionados e interpretando papeles muy distintos a los que les hemos visto hasta el momento, en una novela con mas magia y seres míticos que lo que estamos acostumbrados a ver.

Además, los protagonistas de la novela se mueven por un terreno bastante distinto al habitual, así que desde ese punto de vista puede haber algún tipo de interés por ver cómo concluye la visión de Alice Brotchart del clásico.

El problema viene cuando cada personaje (separados y con sus tramas, que se juntan mas adelante) tiene una historia propia tan tediosa, pesada e incluso pasada de vueltas que te saca del libro aunque no quieras.

Mira que era fácil que la historia me llamara estando ambientado donde lo está, pero ni por esas.

Personajes: Como he dicho ya, tenemos a los personajes clásicos del Rey Arturo, desde éste, su padre (Uther), Guinevere, Lancelot…

Pero todos ellos interpretando papeles ligeramente distintos sobretodo por sus personalidades.

Uther parece un hombre sacrificado que intenta mantener el reino unido.

Guinevere una bruja capaz de comunicarse con los muertos y que intenta también echar a los invasores de su isla.
Merlín un conspirador violador y maltratador que intenta que todos bailen a su son.

Lancelot (o Garra Negra) es un hombre lobo que se encuentra con seres raros, pero raros raros y lo mejor que hace es acostarse con ellos…

Vamos, que no hay manera de empatizar con nadie, personajes que pese a no ser planos no son para nada creíbles; y cuyas acciones pasadas puede que nada tengan que ver con las futuras, así que ni coherentes.

Una pena, porque otro punto a favor de leerse ésta saga hubiera sido ver a personajes conocidos haciendo papeles un poco distintos, o por lo menos con personalidad distintas.

Opinión Personal: Por primera vez desde que en el colegio me obligaron a leer Platero y yo he sido incapaz de leerme entero éste libro. Lo admito y me da hasta vergüenza, pero es que es malo con avaricia.

Y si sólo fuera malo, aún lo habría podido acabar con mas o menos esfuerzo, pero es que era leer 5 páginas y caer dormido, de verdad que he sido incapaz de leer 6 páginas seguidas de ésta novela.

El aburrimiento destila por los cuatro costados en cada una de sus letras, lo que pasa te importa tres pepinos, está escrito de forma que te aburre y tiene tan poca trascendencia que no empuja a saber qué pasa.

No me había pasado nunca lo de dormirme, de verdad. De hecho aun lo tengo en la mesilla de noche por si tengo insomnio… es algo mágico.

Aun no sé cómo leches me auto convencí para tragarme un libro que sabía iba a ser malo, pero el caso es que lo hice y me arrepiento sobremanera.

Sólo me queda deciros que si lo veis en una estantería lo rodeéis y no paséis cerca, podría ser que cayeseis dormidos al suelo y os golpearais con algo.

Valoración Personal: 0.
Publicar un comentario