domingo, 27 de mayo de 2012

Warhammer - Reinos Ogros - Humareda Sangrienta

Datring tuvo claro desde el primer momento que si alguna vez quería ser alguien en el mundo, y no sólo entre los ogros, tendría que conseguir no estar siempre en inferioridad de equipamiento y potencia de fuego.

Lo primero lo consiguió con el acero rojo y su obsesión por el cuidado del equipamiento entre sus tropas. Y lo segundo pasó por equipar a muchos de sus ogros con cañones desechados y convertirles en los temibles sueltafuegos.
Así, los primeros ogros a los que se les dieron los cañones son conocidos ahora como los Humareda Sangrienta, y es que tras una ráfaga de sus disparos, cuando el humo de la pólvora se disipa, lo que acostumbran a ver es a un montón de cuerpos mutilados y sangrantes.

Como los primeros entre los Sueltafuegos de Datring, los Humareda Sangrienta tienen el honor de estar siempre en todas las batallas, habiéndose curtido durante años al lado de su Déspota.

Puede que su puntería deje que desear, o que su disciplina sea mas orca que humana; pero lo que nadie puede negar es que desde que fueron reclutados, éstos ogros han cumplido con la función que se les encomendó: suplir la falta de puntería con pura potencia de fuego.
Publicar un comentario