viernes, 16 de noviembre de 2012

La Caída del Dragón


El año pasado descubrí un par de libros de un autor que me encantaron, de hecho, el primero de ellos lo puse como el segundo mejor libro del año pasado y le di un diez como una casa.

Luego, al descubrir que el autor de esas dos joyas tenía unos cuantos libros más, no pude resistirme y me pedí éste que hoy nos ocupa: un volumen más fino y auto conclusivo titulado La Caída del Dragón.

Historia: De niño, Lawrence Newton solo quería pilotar naves espaciales y explorar la galaxia. Pero vive en la época equivocada: la edad de los vuelos estelares del hombre está tocando a su fin, por lo que se rebela y huye en pos de su sueño. Veinte años después es el sargento de un problemático pelotón que está invadiendo otro planeta, eufemismo para un acto de piratería de una de las grandes corporaciones.

Mientras está luchando en tierra, Lawrence escucha la historia del Templo del Dragón Caído, el lugar sagrado de una secta que adora a una criatura mítica que cayó de los cielos hace milenios. Se dice que allí hay un tesoro de proporciones épicas, para garantizar la felicidad eterna de un hombre. Esta información le lleva a planear una misión privada.

Con esta magnífica novela se presenta en España Peter F. Hamilton, una estrella refulgente en el firmamento de grandes estrellas literarias del Reino Unido.

La historia nos lleva a nuestro futuro, unos cuantos siglos en nuestro futuro. Allí, la humanidad se ha expandido por la galaxia, pero lo ha hecho en base a la inversión de empresas privadas, unas empresas que son “propietarias” de los mundos colonizados y que cada ciertos años hacen campañas para recaudar bienes en esos planetas. Unas campañas que casi son expolio, pero que se ajustan a la ley.

En dicho marco, una gran cantidad de sociedades han podido prosperar y avanzar en paralelo a la de la Tierra. Planetas distintos, gente distinta.

Dentro de dicho universo, nos centraremos en un planeta en concreto, en el que una de las megacorporaciones ha aterrizado para hacer su captación de bienes. Una captación que veremos tanto desde el punto vista de los miembros de la corporación como desde el una célula de resistencia.

Una buena historia de ciencia ficción, en la que se enfrentan distintos modos de ver la vida, y en la que conoceremos la historia de Lawrence Newton (un hombre nacido en uno de los mundos colonizados y que trabaja en una de las corporaciones a modo de súper soldado) tanto a modo de flashbacks como en el presente. Un Lawrence que tiene sus propios planes en el planeta.

El buen uso de los flashbacks, así como el conocer de primera mano lo que piensan distintas partes, nos da una visión de conjunto de lo que está pasando bastante amplia y que es uno de los puntos fuertes de la novela (así como lo bien cerrada que está).

Personajes: En ésta novela, personajes importantes, lo que se dice importantes no hay demasiados, lo que sí que hay son muchos personajes secundarios bien definidos y que le dan color al universo de la novela. Los principales son los siguientes:
Lawrence Newton: El protagonista de la novela y al que seguiremos durante toda su vida. Aparece como un hombre de mediana edad que se ha hecho un puesto como sargento de unidad a base de trabajo duro. Un soñador que aceptó el trabajo como medio para acabar pilotando una nave y poder volar a distintos sitios de la galaxia como explorador. Con los años se ha vuelto más pragmático, y en la misión que le han dado ha preparado una submisión propia que no se desvela hasta el final de la novela.

Un personaje muy interesante y con unos valores muy claros.

Dennise: Originaria del mundo al que van a requisar bienes, Dennise es una chica muy joven que actúa como maestra de escuela, pero que forma parte del liderazgo de la resistencia del planeta. Un personaje vital e inteligente que se ha consagrado a su causa. Vive con otros dos miembros de la resitencia.

Simon: Un investigador de la compañía que se preocupa de las cosas que se salen de lo normal e intenta solventar los problemas casi antes de que surjan. Va ganando protagonismo a medida que las páginas avanzan, descubriéndose otro secreto sobre le personaje (parece que los tienen todos los de la novela).

Pelotón: Son los soldados a las órdenes de Lawrence, un grupo variopinto acostumbrado a llevar los trajes que les convierten en superhombres; le dan a los capítulos del sargento un ambiente militar y de camaradería que se agradece mucho.

Z-B: La verdad es que no hay demasiados personajes más de la compañía (hay más en el pasado de Lawrence o en el gobierno del planeta), pero Z-B es casi un personaje en sí mismo. La última compañía terrestre que sigue haciendo viajes para fundar nuevos mundos, financiándolos mediante la explotación de los que ya tiene.

Opinión personal: La Caída del Dragón es una buena novela de ciencia ficción que sobresale en los puntos fuertes de su autor: inventar sociedades funcionales y explicar cómo han evolucionado mediante la invención de distintos procesos tecnológicos (vamos, se imagina un invento y cómo afectaría éste a la humanidad con el paso de los siglos).

Crea una muy buena atmósfera y unos personajes muy interesantes, tanto por sus motivaciones como por sus acciones y forma de actuar.

Esto lo mezcla en un planeta que está siendo expoliado, creando un clima de tensión que va crescendo. Y le añade para acabar la trama de cada personaje.

Juntándolo todo le sale un muy buen cóctel que sobresale desde la página 200 más o menos, momento en el que estamos ubicados y se nos ha descrito el universo de forma convincente. Es en ese momento donde puede centrarse más en las tramas y en el crecimiento de los personajes.

Son precisamente esas 200 primeras páginas lo que le pesa un poco a la novela, no porque presente las cosas (que lo hace bien) sino porque a veces se va por las ramas describiendo aspectos tecnológicos o sociales que no tienen la menor relevancia para la historia. Es uno de los rasgos del autor (que me gustan), y se acentúa más en ésta novela que en las del Ciclo Commonwealth, pudiendo hacerse pesado para según quién.

Eso sí, una vez superado éste “escollo” la trama avanza hacia un muy buen final que deja una sensación muy agradable, como de cuadrarlo todo y de tenerlo pensado de antemano.

Lo recomiendo? Sí, me parece un muy buen libro. Pero antes deberíais leeros la Estrella de Pandora y Judas Desencadenado, son mejores que éste (y que cualquier otro de ciencia ficción que haya leído hasta el momento).

Valoración personal: 8,9.

Publicar un comentario