viernes, 7 de diciembre de 2012

Aleación de Ley - Nacidos de la Bruma III y I/2


La trilogía de Nacidos de la Bruma me pareció una auténtica maravilla en su momento, y me confirmó que su autor (Brandon Sanderson) pasaba a ser mi escritor favorito.

Entonces, no era de extrañar que al saber que el “siguiente” libro de la saga salía a la venta no pude evitarlo y lo compré antes de que saliera (por preventa, se entiende XD).

Aquí os traigo Aleación de Ley, un libro puente entre la trilogía ya existente y la que está por venir.

Historia: Han pasado ya trescientos años desde los acontecimientos narrados en la trilogía Nacidos de la Bruma (Mistborn) y Scadrial se encuentra ahora cerca de la modernidad: ferrocarriles, canales, iluminación eléctrica y los primeros rascacielos invaden el planeta.

Aunque la ciencia y la tecnología están alcanzando nuevos retos, la antigua magia de la alomancia continúa desempeñando un papel fundamental. En una zona conocida como los Áridos existen herramientas cruciales para aquellos hombres y mujeres que intentan establecer el orden y la justicia. Uno de estos hombres es Lord Waxillium Ladrian, experto en metales y en el uso de la alomancia y la feruquimia. Después de vivir veinte años en los Áridos, Wax se ha visto obligado, por una tragedia familiar, a volver a la metrópolis de Elendel. Sin embargo, y a su pesar, deberá guardar las armas y asumir las obligaciones que exige el hecho de estar rodeado de la clase noble. O al menos eso cree, ya que aún no sabe que las mansiones y las elegantes calles arboladas de la ciudad pueden ser incluso más peligrosas que las llanuras de los Áridos.

Un skyline metálico de bruma, de ceniza y vapor conquista el cielo amenazando a todos aquellos que viven y luchan debajo de él.

Como bien pone en la contraportada del libro, estamos tres siglos después del final de la trilogía de los Nacidos de la Bruma. El mundo ha cambiado muchísimo, y el progreso ha llegado a él.

Ahora es una especie de Far West con elementos algo más mecánicos y una electricidad que empieza a abrirse camino. Los poderes que conocimos se están dispersando, con lo que no ha nacido un nacido de la Bruma en éstos trescientos años.

En éste ambiente, seguiremos a Waxillium: una especie de sheriff de las zonas más recónditas del mundo, que usa sus poderes alománticos para atrapar criminales. Wax es llamado de vuelta a la ciudad (grande, a lo Chicago o Nueva York de la época del oeste americano), donde debe ocupar su lugar como jefe de una de las grandes casas a la muerte de su tío.

La sociedad no está hecha para él, pero Wax hace lo posible para cumplir con las expectativas de la gente, y es que son muchos miles de personas los que dependen de su casa.

La insatisfacción, la aparición de un viejo amigo y una serie de crímenes misteriosos le empujarán a enfrentarse a su antigua vida y a lo que él es realmente: alguien que lucha contra los malvados.

Una novela de aventuras (muy bien ambientada), con bastante sentido del humor y una trama que se antoja una especie de prólogo para algo muchísimo más grande y que está por venir; pero que empieza y acaba en sí misma durante la novela.

Personajes: Aparte del atractivo que supone su ambientación (fantasía en el oeste, basada en un mundo conocido y que ha evolucionado), otro atractivo de la novela son sus personajes, que se muestran muy, pero que muy vivos. Los principales (3) son los siguientes:

Waxillium: Protagonista del libro, tiene un poder alomántico (empujar metales) y uno ferruquímico (cambiar su peso) lo que le hace uno de los pocos con dos poderes en la actualidad, además con una combinación bastante útil. Él es un hombre de algo más de cuarenta años, que hace veinte se fue al desierto para huir de su familia e intentar mejorar las vidas de los que vivían allí. Ahora, con la muerte de sus parientes deberá adaptarse a otro tipo muy distinto de vida, pero con algunos problemas similares.

Wayne: Ayudante de Wax en los Áridos (el desierto), que va a la ciudad para hacerle la vida algo más interesante. Él también tiene dos poderes (curarse y hacer una especie de burbujas temporales a su alrededor), pero son su labia y su capacidad para quitarle tensión a los momentos más duros lo que le hacen destacar. Un gran personaje con un gran sentido del humor. Es bastante más joven que su “socio” y esconde un pasado duro.

Marasi: Empieza como una tímida familiar de la mujer a la que se prometerá Waxillium, pero su fascinación por los crímenes y la figura del legendario agente de la ley en el que se ha convertido (casi por accidente) Wax le darán más protagonismo durante el libro. Es joven y se deja llevar por los acontecimientos, aunque no por ello deja de ser un personaje muy inteligente.

Otros: Hay unos cuantos personajes más, carismáticos y que pueden tener cierto peso en el futuro de la saga (como algún otro conocido del desierto o miembros de otras casas). Incluso los malos parecen tener planes más allá de lo obvio y motivos suficientes (a su percepción) para hacer lo que hacen, lo que les hace más interesantes.

Opinión personal: Los que leyerais la trilogía de Nacidos de la Bruma (que es a los que va dirigido éste libro) debéis saber que Aleación de Ley está escrito como un libro puente entre dos trilogías, una novela mucho más corta (350 páginas) que nos muestra cómo está el mundo tres siglos más tarde y que nos da una trama autoconclusiva que en las últimas páginas se nos muestra como el inicio de algo mucho más grande.

Lo digo porque no esperéis algo como esos tres fantásticos libros, esto es otra cosa.

Es una historia de ladrones, de gente que vive con lo que es y con lo que le ha venido sin pedirlo. Pero sobretodo es una historia de aventuras con unas escenas de acción como su autor sabe hacer.

La ambientación le sienta de maravilla a la novela, ese salto en el tiempo con una evolución normal del mundo (tecnológica) y la mezcla y pérdida de los poderes tal y como los conocíamos son un acierto. Además, el peso del pasado está ahí, así como los guiños a los personajes de Nacidos de la Bruma, que son una especie de figuras mitológicas.

Además, tanto el sentido del humor como los tiroteos están muy bien mezclados, dando como resultado un libro ágil y muy sencillo de leer, que esconde algunos giros bastante buenos pero que no se aleja en casi ningún momento de su entretenimiento puro.

En mi caso lo he disfrutado muchísimo, pudiendo leerse de forma independiente a lo ya escrito, pero siendo recomendable leer esos libros (porque son estupendos XD) para disfrutar en toda su amplitud de Aleación de Ley.

Esperaré con ganas la siguiente novela de la saga, que será (por lo que ha dicho su autor) un libro más largo y con los personajes que conocemos de éste. A ver qué nos depara el futuro.

Lo recomiendo? Sí. Pero leed antes Nacidos de la Bruma (por si no había quedado claro ya).

Valoración Personal: 9,1.

Publicar un comentario