viernes, 25 de enero de 2013

Los Lobos del Calla - La Torre Oscura V


Roland y su ka-tet siguen su inexorable viaje hacia la Torre Oscura; en ésta quinta novela les veremos pasar por un pueblo en peligro.

Veamos pues qué trae los Lobos del Calla. Quinta parte de la Torre Oscura.

Historia: Roland Deschain y su Ka-tet viajan hacia el sudoeste a traves de los bosques del mundo medio. El camino les lleva a el y sus compañeros hasta el Calla Bryn Sturgis, una tranquila comunidad de granjeros y rancheros en las fronteras del mundo medio. Más allá de este pueblo se encuentra Tronido, de donde procede la más terrible de las amenazas, los lobos.

El en Calla, los viajeros se encuentras con el padre Callahan, otro refugiado de nuestro mundo. El también es uno de los protectores de la Torre Oscura, en particular de un solar de la Segunda Avenida de Manhattan donde crece una sola rosa roja.

Los lobos de Tronido se están acercando y por primera vez los habitantes del Calla Bryn Sturgis, entrenados por el coraje de Roland y su Ka-tet, van a luchar.

Los lectores de esta serie épica de Stephen king conocen bien a Roland, o por lo menos tan bien como este héroe enigmático se deja conocer. También reconocerán los compañeros de viaje que le acompañan en la búsqueda de la Torre Oscura: Eddie Dean y su mujer Susannah; Jake Chambers, el joven que ha traspasado la puerta de la muerte dos veces para entrar en el mundo de Roland, y Ancho el bilibramo. Esta quinta y muy esperada novela colmara sin duda todas las esperanzas de sus seguidores.

Seguimos con ese viaje eterno del pistolero cuyo mundo ha desaparecido, pero que sigue adelante empujado por un ansia interior que le obliga a no detenerse y darlo todo por alcanzar una meta incierta.

Y éste quinto libro de la saga nos propone otra parte del viaje, una que les lleva a un pequeño pueblo que parece subsistir bien, alejado de las preocupaciones y el pillaje de otras partes del mundo.

Pero un mundo donde cada algo más de veinte años aparecen unos “lobos” que se llevan a todos los gemelos niños del pueblo (que son mayoría) y devuelven sólo a uno de los dos en perfectas condiciones, el otro queda destrozado de por vida: sin cerebro y apenas un niño de dos años para siempre.

En éste pueblo hay un hombre que ha dicho basta: intenta convencer a sus conciudadanos de plantar cara ésta próxima vez; para lo que puede que cuenten con Roland y sus compañeros.

Una historia del oeste, al más puro estilo los siete samuráis que no deja de lado el ambiente de la saga (viajes entre mundos, el solar con la rosa, la librería…) y añade algún que otro problema adicional a los ya conocidos.

Buen argumento, pero igual se centra excesivamente en los problemas del Calla (el pueblo) y demasiado poco en los de la protección de la Torre. Aunque es cierto que en éste libro obtendremos más información sobre la Torre y su ocupante actual que en ningún otro hasta el momento.

Personajes: Con la vuelta al tiempo presente de los protagonistas, éstos vuelven a tomar el control de la novela, y a ser ellos (y una adición más) las auténticas estrellas del libro.

Roland: Al fin tiene un nombre que me gusta, porque sí, han quitado la “o” final que venía trayendo el protagonista. En éste libro le veremos ejercer de pistolero, eso que se supone que es, pero que por la falta de gente que sepa lo que es, hasta el momento no se había mostrado tal cual. El pobre cada vez está peor, y empieza a temer que no pueda llegar al final de su viaje por culpa de la artritis (que manga cojones, un protagonista de una saga artrítico).

Edie: Poco va quedando del yonki que empezó el viaje. Con una mujer a la que quiere y un objetivo cada vez más suyo, es posible que Edie sea el que más ganas tenga ahora mismo de llegar a la Torre Negra dentro del grupo de Roland. Eso sí, no deja de tener ese sentido del humor absurdo y ridículo que le hace tan especial.

Jack: El chavalín que murió dos veces se va haciendo un hombre, y no sólo un hombre cualquiera, es un pistolero. Con doce añitos el bueno de Jack ha tenido que vivir muchas más cosas que la mayoría de adultos, lo que le hace haber madurado muy deprisa. Así, que los pocos capítulos en los que puede volver a ser un niño nos demuestran la auténtica edad del personaje.

Susannah: Ésta tiene sus propios problemas, y son, probablemente, más graves que los de los demás. Porqué? Pues básicamente porque dentro suyo crece una especie de híbrido entre demonio y humano que no tienen muy claro qué hará al nacer. Por si fuera poco ha desarrollado una nueva personalidad que quiere hacer nacer al ¿niño? A toda costa, con lo que ello puede suponer tanto para su salud como para la unidad del grupo.

Callahan: Sacerdote que aparecía en el Misterio de Salem’s Lot, pero que por cosas de la vida (y que cuentan en el libro) acaba en el pueblo de Calla, en otro mundo. Su historia se entrelaza con las del grupo de Roland, y podría decirse que es un nuevo miembro (temporal, al menos) del grupo. Un hombre que ha sufrido mucho, pero que parece haber encontrado su lugar en un mundo que no es el que le vio nacer.

Gente del Calla: Stephen King demuestra de nuevo que sabe hacer comunidades realistas, en ésta ocasión estamos ante el típico pueblo que aparece en un western, con sus granjeros y tierras circundantes. Gente que está acostumbrada a vivir con el miedo a perder a la mitad de sus hijos, y que llegados a cierto punto dicen basta. Aunque igual no todos estén convencidos del todo, por aquello del miedo a perder la vida.

Opinión personal: Ya va quedando poco para ver el final del viaje de Roland, y en ésta quinta aventura del pistolero le veremos centrado en la protección de un pueblo (además de sus otras tareas habituales, y un par de marrones que les harán viajar entre mundos).

Un argumento interesante, que además de la defensa nos mostrará más cosas sobre lo que está pasando en la Torre y quiénes son los malos que ningún libro anterior.

Dicho lo cuál, el libro me ha gustado mucho, aunque reconozco que King se va bastante por las ramas, y que la mayoría de lo que pasa en el libro no tiene relevancia alguna en el viaje hacia la Torre.

Importa? Pues a mí no.

Me gusta mucho que vuelvan a retomar los personajes principales, me gusta mucho que se vuelva a Nueva York, me gusta mucho la aparición de Callahan, y me gusta mucho el Calla y sus gentes.

Podría haberse hecho el libro en 100 o 200 páginas menos. Sí, sin lugar a dudas. Pero no hubiera sido lo mismo, porque no nos engañemos, los que disfrutamos de éstos mamotretos de chorrocientas páginas no tenemos problemas porque nos pongan 100 de más que no aportan nada, siempre que sean entretenidas y no desentonen con el resto.

Creo que la Torre Oscura es una gran saga de fantasía, que con cinco entregas leídas puedo recomendar por su originalidad e imaginario propio, además de ese sabor farwest tan inconfundible.

Los Lobos del Calla es una buena novela, pero es mucho mejor dentro de su saga, que es como debe valorársela.

Debéis leerla. Empiezo a opinar que sí, pero de nuevo no me mojo hasta haber leído los siete. Pero lo dicho, el viaje a la Torre Oscura está valiendo mucho la pena.

Valoración personal: 9,1.

Publicar un comentario