sábado, 18 de mayo de 2013

Looper


Por cambiar de género y viendo que salía el casi siempre competente Bruce Willis, nos embarcamos en la película Looper, una original propuesta de ciencia ficción que paso a comentaros.

Imaginad que en el futuro se inventan los viajes en el tiempo, pero que los prohíben por aquello de alterar el continuo espacio tiempo. Imaginad ahora que esa tecnología va a manos de las mafias, y que éstas la usan para acabar con aquellos que le molestan. Cómo¿? Enviando la pasando la fecha y la hora de la llega y enviando luego al pobre desgraciado para que le peguen un tiro.

Porque precisamente eso es lo que pasa: aparecen a la hora justa, con la cabeza tapada, de rodillas y con una cantidad de dinero en lingotes atada al cuerpo. Y es allí donde entran los Loopers, los encargados en el presente de esperar en el descampado, pegar el tiro tal y como llega, deshacerse del cuerpo y a cobrar.

Lo curioso llega cuando el paquete del futuro trae un extra de dinero. Entonces el Looper sabe que acaba de matarse a sí mismo (a su futuro yo), momento en el que se le da toda la pasta, se le jubila y a vivir la vida que le quede por todo lo alto.

Y allí es donde arranca todo: con la llegada del futuro del futuro yo del protagonista, un hombre que consigue evitar la ejecución y al que querrán dar caza tanto el protagonista como la organización mafiosa del presente.

La trama de arranque ya está bastante bien, parece prometer acción a raudales, persecuciones y lo típico de las pelis de Bruce Willis. Pero ésta va un paso más allá, y enseguida entra a valorar la vida que ha llevado el protagonista, los problemas que hay en el futuro y cómo podrían ser arreglados en el presente.

Una cinta que no por tener un punto de partida algo rebuscado se hace difícil, más bien al contrario, te guía durante todo el metraje por una trama atípica y que encima no se ha tratado de la forma en que estamos acostumbrados.

Una de esas películas distintas, que saben encontrar su hueco y que están bien contadas e interpretadas. Si no es el mejor trabajo de Willis en los últimos años poco le falta.

De obligado visionado para todo el que disfrute de una buena trama y quiera ver ésta especie de mezcla entre el cine comercial y el indie que tan bien les ha quedado.

Valoración Personal: 8,5.

PD: Grande el trabajo de caracterización de Gordon-Levitt. Realmente parece un Willis joven.

Publicar un comentario