viernes, 14 de marzo de 2014

Ciudad de los Ángeles Caídos - Cazadores de Sombras IV

Acabada la primera trilogía de Cazadores de Sombras toca empezar con el cuarto volumen de la saga. Un libro que he tardado en empezar porque el anterior me gustó tanto que no veía necesidad de seguir la historia de los Cazadores de Sombras.

Pero bueno, parece que empieza algo nuevo, así que aquí estoy, para contaros qué me ha parecido.

Historia: Alguien está dando muerte a los Cazadores de Sombras del círculo de Valentine, y esas muertes enemistan de nuevo a los Cazadores de Sombras con los subterráneos. Sólo Simon, ahora convertido en vampiro, podrá evitar el enfrentamiento. Mientras, Clary y Jace descubrirán un misterio que les llevará a fortalecer su relación o... a destruirla para siempre.

Tras lo ocurrido en Idris cualquiera pensaría que las cosas irían bien para el grupo de amigos, sus relaciones personales y su vida en general.

Pues bien, ha pasado un tiempo y las cosas empiezan a complicarse de nuevo. Por un lado tenemos a Simon, convertido en vampiro diurno que es atacado una vez tras otra sin motivo aparente; del otro tenemos la relación entre Clary y Jace, que parece enfriarse por causa del segundo; y luego una serie de misteriosas muertes de Cazadores ex miembros del Círculo.

Son unas cuantas tramas menores aparentemente desconectadas que poco a poco van entroncando en algo mayor.

Las tramas no están mal del todo, gustándome especialmente la que involucra a Simon y los vampiros, haciéndoseme ya bastante pesado todo lo que tiene relación con la relación de los protagonistas.

Es curioso que la trama que menos me gusta sea la de los protagonistas, que de empalagosos o de ahora sí, ahora no, han pasado a aburrirme cosa mala. Todo lo contrario que relaciones más interesantes como la de Alec o las del mismo Simon.

La verdad es que la nueva trama, una vez presentada y vista en su totalidad no está mal; pero el villano carece del carisma que tenía Valentine, y da en todo momento la sensación de ser un chicle estirado: sigue siendo entretenido, pero totalmente prescindible.

Personajes:

Clary: La protagonista de la saga parece feliz siendo entrenada como Cazadora de Sombras, viendo a su madre a punto de casarse y manteniendo una relación con el hombre al que ama. Por desgracia, las dudas siempre la asaltan, lo que la llevará a sus ya clásicas comidas de tarro.

Jace: El personaje más involucionado de todos, totalmente roto por dentro sigue pensando que no merece ser feliz, lo que sumado a unos sueños inquietantes en los que mata a Clary una y otra vez le hacen retraerse otra vez. Me cansa mucho.

Simon: Para mí el auténtico protagonista de la novela. El vampiro diurno que debe vivir su nueva condición a la vez que intenta hacer una vida normal; alguien a quién los vampiros quieren tener de su lado y que esconde lo que es a su familia. Y por si fuera poco está la Marca de Caín, que acaba con cualquiera que intente hacerle daño.

Mucho más maduro que los protagonistas sigue fiel a lo que siente. Me ha encantado.

Lightwood: Los dos hermanos salen menos, ella manteniendo una relación con Simon aparece como lo que ha sido hasta ahora. Por suerte llega un momento en que se abre algo más y gana como personaje.

Y él más maduro, en una relación con Magnus Bane en la que enseguida surgen las primeras dudas o inseguridades, mucho más entendibles que las de Jace.

Villano(s): En la novela tarda mucho en aparecer el que será el villano final, además del prometido malo de las novelas siguientes (creo que serán dos). Es alguien carismático pero sumamente desaprovechado. Una pena.

Lobos: Además de los hombres los lobo habituales tenemos la aparición de uno nuevo, miembro de una sociedad secreta y con algunos lazos con personajes ya conocidos. Se trata de una buena incorporación que ayuda a hacer avanzar un par de tramas personales.

Otros: Da la sensación que el resto de los secundarios han perdido bastante peso específico, desde la familia Lightwood a la madre de Clary o Luke (que están a lo suyo). El único que sigue brillando con luz propia es Magnus, que parece tener sus propios planes a largo plazo.

En general y con un par de honrosas excepciones da la impresión general de desaprovechamiento de los personajes (sobre todo los principales) con una involución clara en la relación.

Opinión Personal: No tengo muy claro el porqué de ésta novela, ya que bien podría haberse contado la historia cambiando a la pareja protagonista, teniendo algo más de gancho y perdiendo el efecto cansancio que producen a éstas alturas.

Sin ellos se trata de otra novela notable, con una trama principal que tarda en arrancar pero que mantiene el interés gracias a todo lo que le sucede a Simon, el auténtico protagonista (para mí) de la novela o a Magnus con Alec (que salen muy poco para mi gusto).

Es verdad que es un nuevo inicio para una saga que debe durar otras dos novelas, pero tengo la intención en todo momento que los cartuchos buenos los gastó en la novela anterior, siendo ésta netamente inferior en todo.

Sigue siendo un libro fácil de leer, con un ritmo ágil y que te tiene enganchado de principio a final, pero ese plus de calidad de tenía el tercer libro ha desaparecido por completo, volviendo a ser una saga más.

Espero que la cosa mejore en la siguiente, al menos el giro de guion final promete un ligero cambio de enfoque, lo que unido a que quedan abiertas también las tramas de los personajes que más me gustan hace que ahora sí tenga ganas de seguir con la saga.

Qué opináis vosotros, creéis que era necesario hacer otras tres novelas con los mismos protagonistas?

Valoración Personal: 7,5.


Publicar un comentario