lunes, 19 de mayo de 2014

The Following T1


Una de las series de la temporada 2012/2013 que vino con más publicidad fue The Following, una serie que intentaba ocupar parte del hueco que 24H había dejado atrás y lo hacía sobre dos pilares: Kevin Bacon y James Purefoy.

En ésta serie asistiremos a la fuga de un asesino en serie peligroso (primeras escenas), un hombre que se dedicó a matar a chicas y que está interpretado por Purefoy.

Al otro lado tenemos al agente que le pilló (Bacon), ahora retirado del FBI y muy jodido de la cabeza por cosas que pasaron hace años cuando el agente pilló al asesino.

Con ese planteamiento tendremos una serie de acción en la que el malo es muy malo y parece ir por delante del FBI en todo momento. Y no sólo eso, porque éste buen hombre se ha hecho además con unos seguidores muy fieles, asesinos que harán lo que haga falta por su líder…

Una secta, dos buenos actores (y varios buenos secundarios), escenas de acción, giros de guion, investigación, momentos tensos y varios flashbacks que nos narran lo que pasó en su momento. Vamos, todos los elementos que debería tener una buena serie de acción y que, a priori deberían darnos una serie redonda por poco que estuviera bien hecha.

El problema viene cuando, a medida que van pasando los 15 capítulos la cosa se va deshinchando poco a poco. Y el problema viene porque pide que nos creamos demasiadas cosas, que siempre tienen que pasarle al mismo, siempre debe haber un giro, nuevos reclutas, otro plan… Han querido rizar el rizo y se han pasado de frenada bastante.

Por si fuera poco, la figura del malo se va diluyendo poco a poco, con el carisma arrollador que despliega al empezar (y no digo más por no hacer spoilers).

Vamos, que lo que podría ser una serie excelente se queda en resultona por tirar de tópicos sin descanso y por no saber atrapar pese a tener todos los elementos para hacerlo.

La recomiendo? No. 24H o Homeland le dan mil vueltas.

Publicar un comentario