viernes, 25 de julio de 2014

Drácula

Siguiendo recomendaciones del gran podcast que es La Órbita de Endor, voy poniéndome al día con algunos de los clásicos que han recomendado a lo largo de sus varias temporadas.

Así pues hoy toca un libro con unos cuantos años a sus espaldas, de esos que lanzaron un género y que se han convertido en parte del imaginario colectivo. Hoy toca Drácula.

Historia: Antes de ser elevada por el cine a uno de los puestos privilegiados del imaginario del siglo XX, la leyenda del vampiro que prolonga su existencia a costa de la sangre de sus víctimas tuvo que alcanzar una formulación literaria que aglutinara el cúmulo de elementos dispersos de la leyenda y la imaginación popular, así como sus propios precedentes literarios. Sirviéndose de recursos narrativos que parecen preservar a la obra (como la sangre a su protagonista) del paso del tiempo, el irlandés Bram Stoker (1847-1912) supo sintetizar en Drácula (1897) de forma inigualable varias de las más profundas pulsiones del ser humano - la vida, la muerte, la sexualidad- en sus más diversas y ambiguas manifestaciones- el bien y el mal, la luz y las tinieblas, la entrega no deseada pero irresistible-, para alumbrar este relato fascinante que es ya un clásico indiscutible de la literatura de terror.

Si alguien a éstas alturas no conoce aunque sea por encima la historia que se cuenta en éste libro merece que venga un vampiro y se lo coma sin decirle buenos días ni nada.

Dicho lo cual os haré un breve resumen de lo que os encontraréis al abrir ésta novela.

La narración empieza cuando un tal Jonathan Harker ha sido requerido por un noble de Transilvania para ayudarle a hacerse con una casa en Londres, así como para hacerle fácil el viaje hacia la capital inglesa y prepararle un poquito para lo que se encontrará.

Dicho inicio (igual que todo el libro) se nos cuenta desde los diarios de los distintos personajes, en los que cada uno de ellos nos narra sus vivencias tengan (o no) relación con la historia del conde.

Lógicamente el conde esconde algo, atrapando a Harker en su castillo y viajando por su cuenta hacia Londres, donde empezará a hacerse con el dominio de sus noches.

Es curioso que se nos cuenta toda la historia desde varios puntos de vista, con narraciones complementarias (a veces veremos lo mismo desde distintas ópticas) que poco a poco van conformando una imagen general de lo que está pasando.

Se nota que el libro tiene sus años, pero la trama está bastante bien y consigue mantener el interés hasta la última página.

Personajes: Como he dicho ya, el libro se nos cuenta a modo de recortes de los diarios de los distintos personajes, intentando dar verosimilitud a la trama. Los principales son los siguientes:

Jonathan: El primero de los protagonistas. Prometido de Mina y procurador, tiene como misión hacer lo que el conde Drácula le pida antes de establecerse en Londres, para lo que viaja a su castillo. Allí vivirá una experiencia traumática que nos ayudará a hacernos una idea de lo que es el conde.

Mina: Protagonista femenina de la novela, una especie de elemento aglutinador para el grupo. Mujer fuerte e inteligente que sin embargo cede a los convencionalismos sociales de la época, considerándose a sí misma como un punto de apoyo del grupo de hombres más que como un miembro de pleno derecho.

Van Hellsing: Doctor al que llaman cuando Lucy cae enferma y no se saben las causas. Parece versado en todas las materias y tener varias ideas de lo que puede estar pasando ya desde el primer momento, pero su manía en querer comprobarlo todo y en no hablar claro (ya digo que es exagerado su secretismo en la primera mitad del libro) hacen que la trama se ralentice un poco.

Arthur: Prometido de Lucy, un hombre con dinero y posición social que hará lo posible por su amada o sus amigos.

Lucy: La primera en caer en manos de Drácula. Una mujer vital, amiga de Mina y querida por todos los demás; en sus diarios veremos desde un punto de vista bastante ingenuo lo que le sucede.

Quincey: El más secundario del grupo. Un americano aficionado a la caza y amigo de Arthur que también está enamorado de Lucy.

Renfield: Enfermo mental internado en el psiquiátrico de John; sus desvaríos e ideas parecen conectarlo de alguna forma enfermiza con el conde.

John: Director de un psiquiátrico y enamorado de Lucy, es el que llama a Van Hellsing para que la examine. Un hombre de ciencia que reparte su tiempo entre el estudio de Renfield y la curación de Lucy.

Drácula: Desgraciadamente no tenemos ningún capítulo desde su punto de vista y sus diálogos son escasos, supongo que para hacerle más misterioso y potencialmente peligroso. Al menos le conoceremos mejor por sus actos en la ciudad, pero está claro que es el antagonista de la novela y la figura que se ha convertido en mito.

Opinión personal: Como he dicho ya en la sección de personajes a la novela de Drácula se le notan los años, y en ocasiones hasta demasiado.

Lo que en su día pudo dar miedo a la gente de la época a día de hoy es una novela entretenida y más interesante por lo que ha supuesto para la literatura que por la novela en sí misma.

No, no es un mal libro. De hecho es bastante mejor que varias de las cosas que se publican a día de hoy, y ese lenguaje y forma de expresarse de los personajes le ambienta aún más en la época en la que transcurre, aunque pueda parecer algo pedante en ocasiones. Sí, resulta cansino que los personajes estén todo el rato alabándose unos a otros, que si un hombre de tal catadura moral, que si una sensacional mujer, que si que buenos somos, etc… están todo el rato elogiándose unos a otros!

Y luego está el rol de la mujer, chirriante a día de hoy pero creo que bastante avanzado (Mina sobretodo) para su época.

La historia de Drácula es a veces hasta secundaria, importando más las idas y venidas de los personajes que lo que esté haciendo el conde por la ciudad. Un conde al que veremos más bien poco, siendo las consecuencias de sus actos las que hablan por él.

Cabe destacar de nuevo el formato diario que tiene el libro, como páginas puestas una tras otra de los diarios de distintos personajes, con sospechas o elementos que podrían ser velados en su momento pero que se tienen por obvios a día de hoy por culpa de lo vista que está la historia a día de hoy (conocemos los poderes de Drácula, sus puntos débiles, etc… así que se pierde el elemento sorpresa que sí tenía hace más de cien años).

Vale la pena leerla? Yo creo que sí. Es cierto que se hace algo pesada en ocasiones o que tanto halago entre personajes acaba cansando, pero sigue siendo la historia de Drácula, la primera y la que puso al personaje de moda (con su mito vampírico que tanto ha evolucionado). Además se lee bastante bien.

Valoración personal: 8.


Publicar un comentario