martes, 9 de septiembre de 2014

The Boys #1 (1 a 6 USA)

El comic que hoy os traigo (y que he empezado gracias a un regalo de cumpleaños) es obra del gran Garth Ennis, sí, el guionista de predicador famoso por hacer obras un tanto cafres.

Como el formato en el que ha llegado hasta mí ha sido la edición en tomos de lujo, y como comentar un tocho de ese volumen sería más parecido a hacer una reseña de una obra completa, os iré comentando un poco por encima grupos de tomos que formen una historia (o dos) y que se recopilaron en tomos más pequeños.

Así, hoy os comento el primer tomito de The Boys, compuesto por los seis primeros números USA.

The Boys nos lleva a lo que podría ser cualquier mundo súperheroico al uso, con sus sociedades de grandes héroes y sus villanos. Pero se nos narra la historia desde otro punto de vista: desde la cara más oscura de estos héroes.

Porque estamos ante unos seres con poderes incontrolables que hacen lo que quieren, y que no acostumbran a pensar en las bajas colaterales de sus acciones: hombres con poderes que se dejan llevar por sus instintos cuando nadie mira y que hacen un poco lo que quieren (sexo descontrolado, asesinatos que pasan desapercibidos, etc…)

Y como bien decían en Watchmen: quién vigila a los Vigilantes? En éste caso se trata de The Boys, un grupo de personas bastante variopinto, dirigido por un tal Carnicero y que trabaja en la sombra para el gobierno americano controlando las actividades de éstos súpers y dándoles un escarmiento cuando toca (ya sea chantajeando o matando a los que se salen de madre).

Éstos seis números nos introducen al mundo de The Boys mediante un personaje que pierde a su pareja en una de las acciones de éstos héroes (una especie de parodia de Flash en la Liga de la Justicia) y es reclutado por el carnicero para formar parte de su grupo.

Y luego su primera misión: investigar a uno de los grupos adolescentes de héroes y hacerles ver que hay alguien vigilándoles, encontrando sus trapos sucios y chantajeando a esos súperheroes.

Son unos números que se leen sin que te des cuenta, con un dibujante muy bueno y un coloreado aún mejor; en los que nadie se corta (bueno, no se ven genitales) ni en la violencia ni en el sexo, ya sea mostrando al mayor héroe del mundo demandando una mamada al nuevo miembro de su supergrupo o viendo la acción con todas sus consecuencias (desmembramientos incluídos).

Es una historia bastante cafre, que sin embargo no se pierde en los excesos y los pone al servicio de una historia muy interesante y unos personajes que me han enganchado desde éstas primeras páginas.

Os seguiré informando, pero de momento me está pareciendo altamente recomendable.


Publicar un comentario