jueves, 30 de octubre de 2014

Masters of Sex T1

Hoy vuelvo con serie, concretamente con una nueva adquisición para el blog ya que se trata de una primera temporada. Hoy toca Masters of Sex.

La serie nos traslada a los años cincuenta, a un hospital universitario donde el Dr. Masters, un ginecólogo de fama mundial se emperra en empezar un estudio científico sobre sexualidad.

Un estudio que choca frontalmente con el puritanismo imperante en la época, y más cuando para estudiar el sexo hay que verlo y medirlo en parámetros (como cuánto dura el coito, el orgasmo, etc…). Y no sólo medirlo, sino hacer una muestra lo suficientemente amplia como para que el estudio tenga validez.

Nos encontramos con un hombre obsesionado con su trabajo, que pese a ello tiene una mujer que le quiere y un entorno que le respeta.

Veremos distintas fases del estudio a lo largo del tiempo, siguiendo la vida de Masters y de la que empezará siendo su secretaria pero acabará como socia dentro del estudio.

Es un personaje femenino fuerte, rompedor con la época: una mujer divorciada, con dos hijos, que disfruta del sexo, muy directa y emprendedora.

Y junto a ellos tendremos a varios secundarios más, desde la mujer de Masters, el decano de la universidad, el ginecólogo aprendiz del doctor o algunos de los sujetos voluntarios para el experimento.

Tenemos una serie muy bien hecha, que se basa en un hecho real para hacer el retrato de una época (a lo Mad Men) y de unos personajes que tienen todos sus problemas. Y es en esos problemas en los que realmente veremos cómo era vivir en esos tiempos (mujer para tener hijos, homosexualidad, celos, etc…)

Es una serie de un gran nivel, con unos actores que están todos estupendos (el protagonista increíble, casi siempre contenido pero con capacidad para soltarse en momentos puntuales) y que cuenta con un humor algo negro que me ha gustado mucho.

Como primera temporada funciona a la perfección, dejando el listón muy alto para futuras temporadas y convirtiéndose en uno de los mejores estrenos del 2013.

Vale la pena verla, sin lugar a dudas.


PD: Y sí, hay sexo, pero con un tratamiento muy distinto al que podría tener en Espartaco. Aquí tiene una justificación por guion XD.
Publicar un comentario