viernes, 19 de diciembre de 2014

Cadena de Fuego - La Espada de la Verdad XVIII

Parece mentira pero de nuevo tengo ilusión por leerme un libro de la Espada de la Verdad, no recuerdo los años que hacía que no me pasaba esto… entonces, vale la pena éste decimoctavo libro de la serie?

Os dejo con mi comentario sobre la conclusión del libro que me ha devuelto la esperanza.

Historia: En su búsqueda de Kahlan, Richard viaja a las Fuentes del Agaden para pedir ayuda a la bruja Shota. Pero la información que obtiene resulta tan enigmática que no parece que vaya a serle de ninguna utilidad. Y el precio que ha de pagar por ella es muy alto.

Desesperado, con Zedd, Ann y Nathan insistiéndole para que se reúna con el ejército y se enfrente a Jagang en lo que podría ser la batalla definitiva, Richard está a punto de abandonar. 

En un último intento desesperado por averiguar la verdad, Richard huye del Alcázar del Hechicero en busca de respuestas a la enigmática información que le dió Shota. ¿Qué es la Cadena de Fuego? ¿Qué es la Profunda Nada? ¿Qué simboliza la víbora con cuatro cabezas?

Richard está totalmente desesperado por encontrar a Kahlan, quedando en un lugar secundario el que sus amigos le crean o no; para tal efecto seguirá lo que su naturaleza de Buscador le pide: investigar hasta hallar todas las respuestas.

Por desgracia para él parece que hay otras fuerzas con planes para él y Kahlan, personajes que creíamos olvidados pero que vuelven con fuerza para ponerles las cosas más difíciles aún a los protagonistas de ésta serie.

Contra viento y marea, contra sus amigos, contra su familia y contra su misma cordura seguiremos a Richard en un mundo que ha cambiado de miles de formas imperceptibles al haber perdido el recuerdo de Kahlan, además de tener que enfrentarse a una amenaza mucho mayor de lo que puede ser la de la Orden Imperial (que está a puntito de presentar la última batalla).

Por si fuera poco sigue habiendo una bestia incansable e impredecible que le acosará hasta matarlo, lo que unido a la críptica información que consigue sobre Kahlan hacen que el libro sea incluso más intenso que el anterior.

Una novela que cierra algunas tramas de la anterior, abre una trama muy chula nueva y nos cuenta qué ha pasado y porqué en el libro anterior. Un crescendo muy bien llevado que finaliza estupendamente y deja ganas de más.

Personajes: Como no podía ser de otra forma salen los mismos personajes del libro anterior con la adición de los villanos, de los que diré poca cosa. Los principales son los siguientes.

Richard: Casi derrotado por no poder demostrar que Kahlan existió parece que su obsesión no hace más que crecer y crecer, llevando a cabo actos que al menos merecen una ceja enarcada por lo extraños que resultan. Entre eso y la bestia que le persigue para matarle el pobre hombre no tiene descanso ni físico ni mental.

Cara y Nicci: Las dos mujeres que están acompañando a Richard en su viaje siguen sin creer en sus palabras, aunque pese a ello se comportan como auténticas amigas intentando levantarle el ánimo y hacerle ver la realidad. De entre las dos destaca Nicci, que hace el papel de Kahlan en cuanto a consejera y apoyo moral del protagonista, un personaje que ha evolucionado mucho desde su primera aparición.

Villanos: Es un gustazo ver la reaparición de los villanos de ésta historia, personajes con un plan (algo rocambolesco) y una explicación que hace cuadrar los hilos sueltos que teníamos del libro anterior.

Otros: En ésta novela tienen más peso los grandes abueletes de la saga: Zedd, Nathan y Ann son de los personajes más poderosos de éste mundo, y harán lo que esté en su mano para hacer que Richard cumpla las profecías que le obligan a estar presente en la última batalla. Son personajes que han cambiado en aspectos fundamentales al no tener el recuerdo de Kahlan en sus mentes, actuando en ocasiones de forma contraria a lo que parecía su naturaleza.

Opinión personal: Al fin se ha dado la circunstancia de tener dos libros de la Espada de la Verdad seguidos que me han gustado, aunque siendo dos partes de la misma novela no debería sorprenderme demasiado.

En Cadena de Fuego el autor hace algo muy inteligente y que ya tenía ganas de que sucediera: se deshace de Kahlan, lo que hace que otros personajes del entorno de Richard destaquen más, principalmente Nicci.

Una desaparición que además de venir bien para descansar de la Confesora, hace de ley motiv de la trama, teniendo al protagonista casi irreconocible y a sus allegados totalmente preocupados, ya que la batalla final se avecina y su carta del triunfo no está centrada para nada.

Pero como siempre en los buenos libros de la Espada de la Verdad no todo es lo que parece, y lo que unos pueden ver de forma totalmente meridiana puede estar sujeto a interpretaciones y dar una sorpresita hacia el final del libro.

Así que en general se trata de un libro que me ha gustado bastante, dejándome totalmente enganchado hasta que lo he finalizado.

Debo reconocer, sin embargo, que en ocasiones es una novela algo tramposa, escondiendo información y soltándola de golpe o dando las típicas soluciones Deus ex de la saga, lo que puede hacer que más de uno lo deje casi enfadado por la dirección que toma la trama en ocasiones o porque las soluciones vengan de vez en cuando casi por imposición divina. Si uno se abstrae de éstos pequeños problemas consigue meterse en una buena novela de fantasía con pocos personajes y un ritmo muy absorbente.

Veremos que nos depara el futuro, pero no puedo menos que alegrarme del rumbo que ha recuperado ésta serie a la vez que lamento los libros perdidos que hemos tenido hasta llegar aquí. Veremos.

La verdadera prueba de fuego vendrá con la siguiente novela.

Valoración personal: 8,2.


Publicar un comentario