lunes, 26 de enero de 2015

Castle T6

A medio camino en la séptima temporada de Castle os traigo mi opinión sobre lo que ha sido la sexta. Vamos allá.

De entrada estamos ante una temporada mucho menos oscura que la anterior, con un tono general mucho más optimista y una boda en el horizonte que lo impregna todo. Ésta vuelta a un tono más amable y desenfadado le ha sentado a la serie estupendamente, y es que es allí donde más cómoda está.

Pero ésta amabilidad no ha sido óbice para descartar los capítulos con más trama o algo más oscuros, que puestos a modo de tropezones en una tarta saben mucho mejor.

En general creo que ésta sexta temporada ha sabido encarrilarse muy bien ya desde el principio, solventando algunos cabos sueltos de forma rápida y eficaz y dejándonos disfrutar en todo su esplendor de la relación entre Castle y Beckket.

Los “secundarios” siguen igual de bien que siempre, igual incluso mejor en la forma de los dos detectives que les acompañan en cada capítulo. La parte de la familia Castle genial, el contrapunto perfecto a una serie donde cada capítulo muere alguien.

Creo que con ésta sexta temporada hemos asistido a la consagración de Castle como la gran serie que es, con un Nathan Fillion que disfruta del papel y un grupo humano compacto y muy competente. A la altura de las mejores procedimentales de la televisión, sin lugar a dudas.


Eso sí, la ostia final no se la perdono a los guionistas por nada del mundo!
Publicar un comentario