viernes, 13 de marzo de 2015

Batman Año Uno

Los que en su momento esperabais que reseñara todas las grandes historias de Batman de forma consecutiva os habréis llevado un chasco al ver lo poco constante que soy (en general). Pero si os da igual la regularidad o actualidad del post, os dejo con una de las consideradas obras maestras sobre el murciélago de Gotham.

Hoy toca Año Uno.

Historia: Año Uno es la historia de las primeras aventuras de Batman, de cómo Bruce Wayne vuelve a la ciudad que le vio nacer y empieza una cruzada contra el crimen. De cómo aprende y decide qué debe hacer y cómo hacerlo.

Paralelamente es la historia de Jim Gordon, un detective recién trasladado a la ciudad que se encuentra con el alto nivel de delincuencia y corrupción y hace lo posible por seguir adelante y no dejarse arrastrar.

Son dos personajes de igual importancia que nos presentan el mundo de Batman, y lo hacen de una forma bastante realista y con una trama muy trabajada en la que los dos personajes están condenados a entenderse.

Sorprende lo bien hilada y la cantidad de detalles que tiene ésta trama para estar narrada en apenas 100 páginas.

Dibujo: Hasta ahora sólo había leído otra obra de Frank Miller (el Regreso del Caballero Oscuro) y confieso que su dibujo me pareció lo más flojo con diferencia del tomo.

Así que me congratula el ver que el dibujante es otro, David Mazzucchelli, alguien con un estilo muy de comic antiguo (tiene esto ya casi 30 años) pero que sabe mantener un buen nivel tanto en lo que se refiere a los fondos, a la acción o a las proporciones de los personajes.

A la que llevas un par de páginas estás ya sumergido en el comic, y el dibujo acompaña a lo largo de toda la trama como no lo hiciera en la otra obra ya mentada. A día de hoy queda bastante añejo (cosa a la que contribuye el color), pero teniendo en cuenta los años que le contemplan estamos ante un comic visualmente muy atractivo.

En general no destaca a día de hoy, pero es lo suficientemente bueno como para hacerte olvidar los años que tiene, incluso tiene algunas viñetas llamativas que te hacen detenerte durante la lectura.
Personajes: Quitando a Batman y Gordon el resto de personajes están al servicio de la historia, ya sea como policías corruptos o como el siempre socorrido Alfred. Son todos personajes sin demasiada profundidad (recuerdo que estamos ante 100 páginas de comic) pero que cumplen perfectamente su cometido (incluso se puede decir que Catwoman tiene cierta sustancia y sale en poquitas páginas).

En lo que se refiere a Batman y a Gordon tenemos dos personajes con un ideal similar que hacen lo posible por llevarlo adelante, incluso aunque fallen por el camino de distintas formas ellos tienen claro lo que quieren conseguir.

Me gusta mucho cómo van evolucionando en su actuación y en su visión de cómo conseguir su objetivo a medida que las páginas pasan, incluso destacando a Gordon por encima de al enmascarado. Porque sí, Batman está muy bien retratado (ese Batman primerizo), pero los problemas de Gordon le dan mayor peso a su personaje, haciéndole brillar especialmente.
Opinión Personal: No son pocos los comics que me han ido decepcionando, aunque fuera de forma ligera, a lo largo de los últimos meses en lo que a “obras maestras” se refiere, pero habiéndome curtido ya contra mi voluntad y sabiendo a lo que uno puede atenerse me he enfrentado a éste Año Uno.

Sigue sorprendiéndome que un comic de 100 páginas sea de lo mejor (si no lo mejor) que se ha escrito sobre Batman, normalmente en ésta duración no da tiempo ni a presentar personajes. Y mucho menos a desarrollar una historia coherente y atrayente.

Pues bien, en Año Uno Frank Miller consigue precisamente eso: marcar un origen para el Superhéroe e ir más allá al contar dos historias paralelas muy interesantes y con un desarrollo que no se siente para nada precipitado.

Es, hasta el momento, la mejor historia sobre el origen de Batman que he podido leer, y eso tiene mérito cuando no es ni siquiera el protagonista absoluto.

Como historia que se lee en apenas una hora está muy bien narrada, tiene la acción justa, el dibujo acompaña y los dos protagonistas atrapan en todas y cada una de las viñetas que tienen. Es una interpretación más humana de los orígenes del héroe, de la que Nolan bebió mucho (incluso hay un Gadget sacado de aquí) y que bien vale el dinero que cuesta.

Puede parecer excesivo pagar algo más de 20€ por un comic de 100 páginas (con extras interesantes) por buena que sea la edición del mismo. Pero si queréis leer sobre el origen de Batman o tener un comic de referencia para iniciarse en el mundo del Caballero Oscuro no se me ocurre una opción mejor que ésta.

Valoración Personal: 9.
Valoración en Amazon: 9.


Publicar un comentario