viernes, 20 de marzo de 2015

El Juego de las Sombras - Shadow March II

Últimamente parece que me cuesta seguir sagas empezadas, incluso teniendo varios de los libros que la componen a mano. Supongo que me he acostumbrado a leerme un libro de cada saga al año, más o menos, por aquello de llevarlas al día y ahora no sé qué hacer cuando la tengo entera disponible.

El caso es que al fin me he hecho con el segundo libro de Shadowmarch, el Juego de las Sombras, y éstas son mis impresiones.

Historia:  Pero la familia Eddon ya no gobierna en el baluarte de Marca Sur. Los Tolly, parientes con pretensiones a la corona, han dado un golpe de mano y han obligado a la princesa Briony a huir, cruzando la bahía, con su viejo maestro de armas como único aliado. 

Mientras tanto, su mellizo Barrick, dado por muerto en la batalla contra los crepusculares, se ha internado tras la Línea de Sombra siguiendo un mandato silencioso. Con él va Ferras Vansen, capitán de la guardia y uno de los pocos humanos que han entrado en las tierras de los qar y han vuelto con su razón intacta. 

En la antigua capital de Hierosol, la esposa huida Qinnitan elude a duras penas a los agentes de su todopoderoso marido, el autarca de Xis, enviados en su busca... pero ignora que la potente flota del autarca se apresta a conquistar la ciudad. 

Y por todo el continente de Eion, viejos poderes se mueven y conspiran para regresar, tejiendo planes en los que humanos y qar son simples marionetas, preparando el momento decisivo en que los dioses vuelvan a despertar.

En el primer libro de la saga se nos presentaba un mundo de fantasía medieval con varios reinos con distintos aspectos culturales y enfrentados entre sí, a la par con la típica frontera que separa de los seres sobrenaturales pero con la ventaja de verles atacando aquí ya desde el inicio.

En éste segundo libro tenemos la ventaja de conocer a los actores y qué se espera de ellos, así que puede dedicarse a ampliar cosas del mundo y a hacer viajar a los personajes.

Porque uno de los puntos más importantes de éste libro están en la sensación de que estamos ante un libro de transición, con personajes perdidos, guerras que empiezan, descubrimientos interesantes… pero ninguna conclusión, más bien un crescendo en la escala de los hechos.

Tenemos desde un asedio inminente, la consolidación de poder en un país tras un golpe de estado, un viaje a través del país de las hadas, una princesa huyendo en solitario, un rey encerrado intentando encontrar amistades, viejos dioses intentando volver, e incluso elementos de magia focalizados en el uso de unos espejos por poner algunos ejemplos de lo que vamos a encontrarnos.

Por suerte tenemos suficientes frentes abiertos y el mundo es lo suficientemente interesante como para que no se haga pesado el avanzar por sus páginas, saltando de un lado a otro y viendo cómo va tratando la vida a los distintos ejes de ésta saga.

Como trama fantástico medieval está bastante cerca de los clásicos en lo que a estructura se refiere, sin incorporar ninguno de los elementos renovadores que sí incorporan otros autores (Martin, Sanderson, Abercrombie, Erickson o Rothfuss). Esto no es malo de por sí, ya que de vez en cuando apetece meterse con un libro de los de antes, donde los malos son malos y los buenos deben hacer frente a todas las adversidades que encuentran por el camino.

Lo mejor es que las más de seiscientas páginas que componen el relato no se hacen pesadas y nos prometen mayores emociones en las tramas futuras.

Personajes: Como he dicho al comentar un poco la trama, uno de los puntos fuertes es la cantidad de frentes abiertos que tenemos, cada uno de ellos con su personaje/s protagonista/s. Los principales serían los siguientes:

Mas allá de la Frontera de la Sombra: El grupo que peor lo pasa (probablemente) es el compuesto por el príncipe Barrik, el capitán Vansen y el crepuscular Farol de Tormentas. Éstos tres emprenden viaje a través de las tierras de las hada (o crepusculares) para cumplir una misión de vital importancia (que no conoceremos hasta el final). Gracias a ellos veremos las partes más fantásticas del libro, con criaturas de pesadilla e incluso un semidios.

Briony: La gemela de Barrik consigue huir del castillo con su maestro de armas a las primeras de cambio, intentando escapar de los usurpadores y planeando una forma de volver a recuperar el poder para su familia. La joven pasará también lo suyo para seguir adelante, lo que le hará crecer como persona y aprender algunas cosas sobre como funciona el mundo realmente.

Qinnitan: Huida de Xis y de su emperador, la joven se ha labrado una vida en la ciudad de Hierosol, donde hace de ayudante de cocina y similar dentro de palacio. Su trama, aparentemente irrelevante, parece que esconda varias cosas relacionadas con la familia de Barrik. Veremos.

En el castillo: Dentro del castillo de Marca Sur (donde pasaba gran parte de la primera novela) los acontecimientos no se han detenido, y veremos cómo evolucionan las conspiraciones desde los ojos tanto de Tinwright (un bardo) como de Melorana (la tía del rey). El primero mezclado en un amor imposible mientras que la segunda se ve envuelta en algo que no acaba de entender.

Cavernal: Bajo el castillo de Marca Sur (o al lado, no me acaba de quedar claro) está la ciudad de Cavernal, donde vive un pueblo más parecido a los Crepusculares que a los humanos y entre los que coge protagonismo un tal Sílex, un cavernero que parece atraer los problemas como la miel a las moscas.

Otros: Hay unos pocos frentes abiertos más, como el que encarna el sumo sacerdote del rey dios de Xis, desde cuyos ojos veremos los planes de dicho rey dios para conquistar Hierosol (una ciudad que jamás ha caído por asedio) o su aparente obsesión con la concubina huida (Quinnitan). Tenemos también a la figura de Eddon, el rey de Marca Sur que se hace amigo de la hija del líder militar de Hierosol, una relación que le traerá algún que otro problema a ésta última.

Opinión Personal: Si por algo destaca el autor de Shadowmarch es por crear un mundo rico y tomarse todo el tiempo necesario para poner las piezas en su lugar. Esto que puede ralentizar la acción y hacer que los más impacientes dejen de lado sus novelas hace que el crecer de la tensión sea muy gradual y cuando la cosa estalla lo hace con un impacto mucho mayor.

Así que el Juego de las Sombras no es un libro para todo el mundo, recomendable sólo para los que no abominen de leerse un tocho sabiendo que la trama avanzará poquito por el simple placer de ver cómo van creciendo los personajes a la par que el mundo que les rodea.

Otra cosa que no juega a favor de éste libro es su evidente sabor añejo. Una novela que si llego a leerme hace veinte años me hubiera colado perfectamente justo detrás de Añoranzas y Pesares (del mismo autor y con un ritmo inferior a ésta).

Con esto no quiero decir para nada que estemos ante un mal libro, al contrario, estamos ante un buen ejemplo de libro de transición en una saga de cuatro entendida por su autor como un libro completo con cuatro partes. Así que si la primera nos presentaba la historia, ésta vendría a ser la primera parte del nudo, una parte evidentemente más lenta de lo que será la segunda y sin ningún tipo de resolución, no en vano estamos a la mitad de una novela muy grande.

Si esto consigue entenderse y aun así se sigue queriendo avanzar en ésta interesante saga lo que uno se encuentra es un libro muy cuidado, con personajes interesantes y un trasfondo que crece a cada capítulo que pasa y que hace anticipar dos novelas mucho más movidas para finalizar la trama.

Ahora ya tenemos todas las piezas presentas (creo), los acontecimientos en movimiento y los dados tirados. Espero que el siguiente libro se dedique a hacer avanzar la trama y a preparar un final de traca (como el que me dio la ya mencionada Añoranzas y Pesares).

Valoración Personal: 7,5.


Publicar un comentario