lunes, 23 de marzo de 2015

Suburgatory T3

Hoy me toca traeros una serie pequeñita, de esas que no pasarán a la historia y que se irán difuminando en mi memoria poco a poco a medida que pasen los años. Toca hablar de Suburgatory, concretamente de su tercera temporada.

Para empezar estamos ante una temporada cortita, de 13 capítulos, lo que unido a que son de apenas veinte minutos (algunos ni eso) no llega a hacerse tan pesada como en temporadas anteriores. Si a esto le añadimos que la vimos sabiendo que se trataba de la última temporada… pues como que gustó hasta más.
Para los que no sepáis de qué va esto, Suburgatory nos enseña la vida de un padre y su hija que se mudan desde Nueva York a un pequeño pueblo residencial de las afueras con el choque cultural que eso supone. En principio estamos ante una serie bastante bizarra, que lleva al extremo la cultura de las barbies y las mujeres florero para poco a poco hacernos coger cariño a algunos de sus personajes.

En ésta última temporada asistiremos al último curso preuniversidad de la protagonista, lo que unido a la reciente ruptura del padre con su novia y a la adopción de la familia vecina… pues como que tenemos suficientes elementos para montar algo decente (hay algunos más, pero prefiero no spoilear).

En conjunto creo que estamos ante la mejor temporada de Suburgatory, que ha funcionado mucho mejor con éste formato más reducido. El humor de la serie sigue siendo bastante light, pero al menos no he sentido la vergüenza ajena tan a menudo como la sentía antes.


Recomiendo ésta serie? No, para nada. Es una curiosidad para aquellos que topen con ella sin querer más que algo que se busque a consciencia, y más teniendo en cuanta lo flojísima que es muchas de sus partes. Como he dicho al principio una serie olvidable pero que al menos me ha entretenido un poquito.
Publicar un comentario