lunes, 29 de junio de 2015

Klondike T1

De vez en cuando hay algún canal que se atreve y se mete en la producción de una serie aunque no lo haya hecho nunca. Éste ha sido el caso de Discovery, que ha producido una miniserie de tres capítulos llamada Klondike y que supone el primer paso hacia la creación de ficciones propias.

La serie nos lleva a finales del siglo XIX, donde seguimos a dos jóvenes que, tras graduarse, deciden irse al norte a la búsqueda del oro. Una búsqueda para la que emprenden un viaje larguísimo y en la que se pondrán a prueba.

Una vez allí, en el Klondike, tendrán que hacer frente a lo que la búsqueda del oro suponía en esa época: mineros descontentos que no encuentran nada, rencillas por tonterías, ciudades sin ley… la vuelta del salvaje oeste en zonas inexploradas y que vivían un boom temporal por la codicia humana.

La serie funciona muy bien en sus 3 capítulos de hora y media (como Sherlock), duración durante la cual veremos los problemas en la ciudad, los personajes que intentan controlarla, los medios empleados… y siempre con nuestro protagonista en medio de todo, intentando cumplir un sueño.

Visualmente estamos ante algo con un presupuesto muy bien gastado: la belleza de los parajes naturales, el vestuario, los escenarios, la suciedad… todo te transporta a esa época de la historia americana y te sumerge como la mejor de las películas de género. Parece mentira lo bien hecha que está visual y sonoramente ésta serie.

Y luego están los actores que, encabezados por nuestro Rob Stark de Juego de Tronos, nos entregan unas muy buenas interpretaciones: intensas pero medidas que nos hacen creernos que realmente estamos viendo pioneros.

La ristra de personajes es corta pero muy interesante: el amigo, el sacerdote, la dueña del hotel, el codicioso que usa cualquier medio a su alcance, el compañero, el estafador, el agente de la ley, etc… son personajes con motivaciones entendibles y muy bien plasmados en pantalla.

En general creo que estamos ante una de las sorpresas de la temporada, con el único hándicap de estar ante algo cerrado (no habrá segunda temporada) y al que le falta cierta duración para acabar de ser redondo, ya que hay ciertos temas (como la convivencia con los indígenas) que pasan demasiado deprisa y no se profundiza en ellos. Con 13 capítulos hubiera quedado una serie de matrícula de honor.

Con lo que finalmente se ha visto en televisión tenemos una serie imprescindible para todo aquel que disfrute con un western o una aventura en tierras salvajes. Los demás podéis darle perfectamente una oportunidad: son 3 películas cortas, así que no hipotecáis vuestro tiempo con algo de más de 100 capítulos. Y tenéis la seguridad de que no seguirá.


Por mi parte la he disfrutado mucho, y, pese a que tiene alguna pega menor, no puedo menos que animaros a que la veáis.
Publicar un comentario