viernes, 12 de junio de 2015

Las Tumbas de Atuan - Terramar II

No hace demasiado os traía la reseña de la decepcionante primera parte de la saga de Terramar, un libro de Ursula K le Guin que me pareció muy por debajo de la fama que le precedía. Pero como tenía la edición con los dos primeros libros juntos, me daba rabia no acabarla y ponerme con el segundo. La cosa va a mejor o simplemente nos olvidamos de los dos siguientes?

Historia: Lo primero que sorprende cuando uno se pone a leer las Tumbas de Atuan es que el protagonista no es Ged, la protagonista es una chica elegida para ser la sacerdotisa de los Sin Nombre, unos seres todo oscuridad a los que se venera en su templo desde hace milenios.

La trama nos llevará durante la vida de ésta chica, desde los cinco años hasta los diecinueve, momento en el que aparecerá en su vida un mago… pero es adelantar acontecimientos.

El grueso de la novela se dedica a presentarnos el lugar conocido como las Tumbas de Atuan, un sitio en pleno desierto donde se rinde culto a los misteriosos Sin Nombre, y donde veremos cómo crían a una chica para que sea la Sacerdotisa de esos seres, una mujer que supuestamente se reencarna nada más morir y que siempre tiene la misma alma.

La novela gana mucho al poder centrarse durante más del 80% en el mismo lugar y con la misma protagonista, una chica sin nombre que va aprendiendo su papel en el mundo, así como varios de los secretos que implican su posición (y los roces con otras sacerdotisas).

Es un libro ameno, fácil de leer y que pese a contar con una trama lineal y que apenas se mueve del sitio consigue ofrecer un buen retrato tanto del lugar como del personaje protagonista.

Personajes: Si en el libro anterior no paraba de desfilar gente sin carisma por sus páginas, en éste apenas tenemos un puñado de personajes, eso sí, mucho mejor descritos y mucho más entendibles que sus contrapartidas anteriores.

Arha: Criada desde niña para ser la Suma Sacerdotisa de los Sin Nombre ha tenido que aprender los secretos y rituales de ésta religión extinta, así como asumir algunas funciones para las que ha sido adiestrada desde que tiene uso de razón. La chica es una persona curiosa, que pese a tener la vida marcada por un aparente destino demuestra una curiosidad que no es recomendable para alguien de su posición. Un personaje interesante al que veremos crecer tanto física como mentalmente a lo largo de la novela.

Ged: Tarda en aparecer, pero el mago que protagonizó el libro anterior tendrá un papel bastante protagonista en el tramo final. Baste decir que se nos muestra como un mago más experimentado y sabio, alguien que aprendió de lo sucedido en su anterior aventura y que no lo pasa excesivamente bien durante la novela.

Kossil: Suma sacerdotisa del rey-Dios Kossil encuentra irritante tanto la religión de Arha como su supuesta supremacía dentro de la jerarquía en las Tumbas de Atuan. Animal político por excelencia se nos muestra como la némesis de Arha dentro del recinto.

Manan: Guardaespaldas personal de Arha, Manan es un eunuco que lleva toda la vida de la chica a su lado, una persona que parece entenderla y que hará lo posible para que la chica esté a salvo.

Otros: Arha tiene algunos sirvientes o conocidos más en éste lugar tan apartado, pero ya son personajes funcionales, de esos de usar y tirar para un par de escenas (como una amiga de su misma edad o una sacerdotisa anciana).

Opinión Personal: Si la anterior novela nos hacía ir dando tumbos de un lugar a otro por todo Terramar, ésta se beneficia de centrarse casi exclusivamente en un solo lugar, pudiendo describirlo muchísimo mejor y centrando la novela en una única “aventura”.

Además, el cambio de protagonista y el que le sigamos casi desde que nace, hace que empaticemos mucho más con él: una chica marcada desde el nacimiento y que poco o nada parece poder decir sobre su destino.

No es que sea una novela magnífica o brutalmente original, pero sí es cierto que tras una primera entrega tan flojita y con tantos tumbos se agradece sobremanera que la autora haya madurado y aprendido a contar mejor su historia.

Los misterios que guardan las Tumbas de Atuan puede que sean algo decepcionantes, pero éste es el libro de Arha, y como la historia de la sacerdotisa es lo suficientemente bueno como para hacer olvidar al anterior.

No sé si es que su autora aprendió mucho con el paso de una novela a la siguiente, pero el caso es que es también mucho más agradable de leer, pudiendo equipararse a novelas mucho más modernas y sin hacerse pesada en ningún momento.

Vale la pena? Creo que a día de hoy hay novelas mejores que ésta, de autores que están renovando la literatura fantástica, cada uno a su manera. Pero para leer una historia bastante clásica y que no aburre en ningún momento puede ser una buena opción.

Valoración Personal: 7,8.

PD: No es obligatorio para entender bien la novela haber leído la anterior, simplemente hará más gracia reencontrarse con Ged y entenderemos algo mejor algunas escenas. Personalmente os recomiendo empezar directamente por las Tumbas de Atuan.

Publicar un comentario