viernes, 31 de julio de 2015

Hace un Año XXXV... Cómo entrenar a tu Dragón 2

Me gusta cuando en ésta sección toca verse películas a las que les tenías ganas pero que no habías podido ver por falta de tiempo, y éste es el caso de Cómo Entrenar a tu Dragón 2, una película de animación que hacía buena pinta y encima tenía dragones. Qué puede salir mal?

Aclarar primero que me vi justo antes la primera parte, por aquello de seguir un orden lógico.

La película nos lleva al mismo lugar que su antecesora (comentario mañana) pero unos cuantos años en el futuro, para que veamos cómo han cambiado a la aldea vikinga los hechos de Cómo Entrenar a tu Dragón.

El protagonista es el mismo, el chaval torpón que no sabía cuál era su lugar es ahora el mejor jinete de dragón de la aldea, alguien respetado pero que sigue sin encontrar su lugar, así que se dedica a cartografiar todo lo que puede alrededor de la isla donde vive su gente.

En uno de éstos viajes se encuentra con un grupo de cazadores de dragones que dicen trabajar para un misterioso personaje, alguien con quien no se puede razonar y que sueña con aplastar a los dragones bajo su bota.

La película es una buena película de humor y aventuras, con personajes más hechos y una trama a priori más adulta (con ese hombre intentando subyugar a la naturaleza) además de alguna escena que no es habitual ver en cine “para niños”. Se amplía el escenario donde trascurre todo, así como la escala del conflicto, pero sacrificando la sensación de maravilla con que contaba la primera entrega.

En lo técnico nada que reprochar, y es que no hay producción de animación con presupuesto que no sea un gustazo para los sentidos: y no sólo por lo bien que se ve todo, sino por el gran trabajo artístico que se ha realizado. La banda sonora está muy bien escogida también.

En general son pocos los peros que pueden achacársele a la película ya sea argumental o técnicamente. Incluso el ritmo está muy bien cuidado y los nuevos personajes tienen carisma suficiente como para no querer más tiempo en pantalla de algunos de los viejos.

Pero a mí me da una sensación global de estar algo por debajo de la primera, y la razón es muy sencilla: en ésta la sensación de estar descubriendo algo, de estar ante un héroe en ciernes ya no existe, y eso hace que sea mucho más típico todo el desarrollo de la trama (aunque el protagonista sigue siendo algo peculiar).


Vale la pena? Sin lugar a dudas. Si no habéis visto aún ninguna de las dos ya tardáis en acercaros a ellas, pero no esperéis ningún gran salto de calidad respecto a la anterior.

Valoración Personal: 7,8.
Valoración Filmaffinity: 7,0.
Valoración Metacritic: 76.
Publicar un comentario