sábado, 1 de agosto de 2015

Cómo entrenar a tu Dragón

Ayer comentaba la película Cómo Entrenar a tu Dragón 2, una peli que entraba dentro de las estrenadas hace un año y que me están llenando una sección semanal la mar de bien. Pues bien, como era la segunda parte de una película que no había visto… me vi antes la primera.

Cómo Entrenar a tu Dragón nos cuenta la historia de un pueblo vikingo en una isla que tiene pocas ventajas, y entre sus muchas desventajas cuenta con ataques habituales por parte de dragones. Estos ataques se han sucedido a lo largo de los siglos, haciendo que los vikingos que viven en la isla desarrollen una habilidad sobrehumana para acabar con esos seres alados.

Aquí entre en juego Hipo, un chaval sin aptitudes físicas que provoca desastres allá donde va y no se parece en nada al resto de habitantes de la aldea (y mucho menos a su padre). El chaval sólo quiere encajar, y es por ello que se propone cazar al único tipo de dragón al que nadie ha visto hasta el momento.

La película nos viene de la mano de Dreamworks, y lo hace con la calidad visual que acompaña a casi todos los proyectos de animación de los últimos años: un mundo colorido, diseños de dragones originales, personajes carismáticos… todos los elementos técnicos están a un nivel excelente, incluido el apartado sonoro.

En cuanto al desarrollo de la película tenemos una cinta de acción y aventuras al uso, un desarrollo muy habitual en las películas del género y ninguna sorpresa de importancia a lo largo del metraje. Éste conformismo en las formas (y el fondo) no afectan negativamente a la cinta, haciendo que enseguida nos sintamos cómodos con ella y podamos disfrutar de sus puntos fuertes.

Al más puro estilo los Brave, el punto fuerte principal de Cómo Entrenar a tu Dragón es esa mezcla entre el humor, el personaje incomprendido y la épica. Una mezcla muy bien implementada y que te absorbe desde el primer minuto hasta el tramo final.

Por desgracia el tramo final cae tanto en los tópicos (salvo los últimos minutos) que se hace casi irrelevante, y eso que los mayores efectos visuales están en él. Es como si supiéramos en todo momento lo que va a suceder. Éste problema puede que lo tenga yo debido a la cantidad de cine que he visto, pero el público objetivo de la película (los niños) seguro que lo pasan por alto.

Creo que en general tenemos una película notable entre manos, con buen ritmo, buenos personajes, mundo interesante y desarrollo bien llevado que encima cuenta con un apartado técnico a la altura. Hándicap? Que no arriesga prácticamente en ningún momento.

Personalmente ha sido una cinta que me ha gustado mucho, pero que se queda un poco corta para llevarse un excelente. Eso sí, cuando mi hijo sea un poquito más grande estoy convencido que le va a encantar.

Valoración Personal: 8.


Publicar un comentario