sábado, 25 de julio de 2015

Jurassic World

Los blockbuster veraniegos son mi tipo de película favorita, de esas que te atontan con explosiones y escenas de acción y que si están bien hechas te dejan con tan buen sabor de boca que te da igual pagar lo que te piden en la entrada del cine.

Entre éstos había una película que de entrada no me llamaba demasiado la atención: Jurassic World, cuarta entrega (algo tardía) de la saga de los dinosaurios, una entrega protagonizada por la estrella ascendente Criss Pratt y cuyos trailers me repelían bastante.

Pero poco a poco la película se hacía un hueco, con críticas favorables por parte de aquellos con los que comparto gustos y ascendiendo poco a poco en el ranking de las películas más taquilleras de la historia (creo que va tercera). Así que cuando se presentó la ocasión me fui con Rasetsu al cine.

He de decir que una vez tomada la decisión de ir a verla el hype empezó a aumentar, recordando esa infancia en la que la primera Jurassic Park impactó tanto (la comentaré mañana). Podría estar a la altura de mis recuerdos ésta nueva entrega?

Jurassic World nos devuelve a la isla donde todo empezó, han pasado más de veinte años y ahora el parque es totalmente funcional, incluso lleva unos cuantos abierto sin incidentes.

Pero es un parque de atracciones, así que cada cierto tiempo deben abrir una nueva, y en ésta ocasión les ha dado por cruzar algunas especies y crear un monstruo gigante basado en el T-Rex.

Como no podía ser de otro modo ese dinosaurio consigue escapar, empezando la acción al más puro estilo de los 90.

Como película no es nada del otro mundo, con unos esquemas copiados uno tras otro de la película original. El argumento es facilón y previsible y de los actores no esperemos ningún lucimiento porque la película no se lo pide.

Pero funciona.

La mezcla de acción, música, efectos especiales y humor nos lleva de nuevo a la infancia (los que la tuvimos en esos años), en una cinta que juega muchísimo con la nostalgia, cargando de detalles un montón de planos para que los que recordamos la experiencia anterior nos sintamos como en casa. Una nostalgia que empieza ya desde la primera vista del parque, en la que un servidor se emocionó y se sintió como un niño, algo que muy pocas películas consiguen.

Es verdad que es una película facilona, pero juega tan bien sus puntos fuertes que los débiles quedan totalmente eclipsados, capturándote en una peli de acción bien rodada que hace que las dos horas que dura pasen volando.

Algunos dirán que bebe demasiado de Jurassic Park, pero precisamente allí está gran parte de la gracia, en hace lo de entonces llevándolo a nuestros días y adaptándose a la perfección a los gustos de hoy.

El taquillaje? A todas luces incomprensible, estoy seguro que en la Universal aún no se lo creen. Supongo que se ha mezclado la ingente cantidad de treinta añeros/cuarentones nostálgicos con una cinta que da lo que le pedimos. Pero lleva ya más de 1.500.000.000 de $ y subiendo, estando ya por encima sólo Avatar y Titanic (y Star Wars en navidad, y si no al tiempo).

Personalmente es una película que revisitaré de vez en cuando, de esas que te entretienen sin pedirte nada a cambio y consiguen llevarte a un mundo fantástico durante un buen rato (personalmente iría al parque sin dudarlo, y eso que siempre acaba en catástrofe).

Si no la habéis visto y disfrutáis de una buena peli de acción y aventuras ya estáis tardando. Si la habéis visto, qué os ha parecido?

Valoración Personal: 9.


PD: Sorprende la cantidad de sangre de algunas escenas, así como el uso de animatrónicos de vez en cuando, mezclándolos estupendamente con el Cgi (una mezcla que le sienta muy bien y que da credibilidad a lo que se muestra en pantalla).
Publicar un comentario