viernes, 28 de agosto de 2015

Doctor Who T2

Ha tardado en volver, pero el Doctor Who vuelve a ocupar su lugar en el blog con una segunda temporada que se me había atascado, y no por su culpa.

El bueno del Doctor es uno de los iconos de la cultura inglesa, un personaje que traspasa las fronteras de la edad y que exportan como buenamente pueden, un producto que me habían vendido tan bien que cuando me puse con su primera (de las nuevas) temporada no pude menos que abominar y salir corriendo.

Era una temporada con un inicio que te dejaba marcado, y que por bien que luego fuera mejorando no podías quitarte de la cabeza esa bizarrez mal hecha con la que te presentaban al personaje.

Por suerte o por desgracia ese Doctor ya no existe, y en ésta segunda temporada asistimos al nacimiento de uno “nuevo” (los Doctores ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman), un Doctor interpretado por David Tennant que ha conectado mucho más conmigo que esa primera encarnación.

Y no es que nos ofrezca nada demasiado nuevo, la serie es la misma, pero el carisma que desprende éste buen hombre unido a un (ligero) incremento de presupuesto han hecho mucho más amena la segunda temporada que la primera.

La serie sigue ofreciéndonos capítulos en los que el Doctor y su acompañante viajan a través del tiempo y el espacio buscando aventuras  arreglando entuertos, con la particularidad de una mini trama propia de la temporada (los Cyber men y el viaje entre planos) que le da una cohesión más amplia al conjunto.

No es un producto para todo el mundo, el humor inglés y los Deus Ex Máquina tirarán para atrás a los que busquen productos con cierta seriedad, pero los que disfruten de algo ligero y que te obliga a apagar el cerebro durante cuarenta minutos pueden encontrar en éste Doctor Who una serie entretenida, con elementos cutrongos y un encanto especial que te hace entender el cariño que se le tiene.


Personalmente seguiré con ella (si lo he hecho tras ese fistro de primera temporada, es inevitable que siga ahora que me gusta), pero porque es cortita (13 capítulos por temporada) y es una frikada del 15. Pero sigo sin ver esa obra maestra que quieren venderme (algún amigo mío bastante fan).
Publicar un comentario