viernes, 21 de agosto de 2015

Hace un Año XXXVIII... Lucy

Hoy toca hablar de una película que en su momento no tenía claro si me apetecía ver o no. Veamos, de un lado estaba la Scarlett Johansson en ella (que siempre da puntos) y era de ciencia ficción. Pero del otro le veía algo raro que no acababa de convencerme.

El caso es que ayer me la vi y hoy os hablaré sobre ella. Sobre Lucy.

La película arranca cuando el personaje interpretado por Scarlett Johansson debe entregar un paquete a una especie de mafioso. Resulta que en él hay una nueva droga de diseño, droga que por motivos que no mencionaré acaba dentro del organismo de la protagonista, despertándole poco a poco las partes del cerebro que todos tenemos dormidas.

El arranque de la película es muy prometedor, con una buena puesta en escena mezclada con imágenes pseudocientíficas unidas a un narrador (Morgan Freeman) que nos cuenta algunas cosillas interesantes para el devenir de la trama. La acción no tarda en aparecer, la intriga es evidente, y el ritmo, pese a ser peculiar no deja de estar bien medido.

El problema lo tenemos con el tramo final (una media hora de la hora y media que dura todo), en él la cosa acaba desmadrándose y dirigiéndose sin remedio a una conclusión en la que todo parece desunido, con personajes que pierden el carisma que pudieran tener o actuaciones inexistentes (por exigencias del guion) que unidas a ese final tan insatisfactorio hacen que la sensación final sea agridulce.

Por suerte la película es cortita y tanto el planteamiento como el nudo están bastante bien hechos (y la acción también).

La lástima esa sensación que te queda al pensar lo que un mejor director hubiera podido hacer con la misma trama (y cambiando el final), un Nolan por ejemplo te hubiera dejado un peliculón.

Valoración Personal: 6,2.

Publicar un comentario