lunes, 24 de agosto de 2015

White Collar T6

Una de esas series que empiezan sin hacer demasiado ruido, de esas que empiezas por llenar un hueco y porque no son demasiado largas. Eso era White Collar para mí cuando empecé a verla.

Pero con el tiempo te das cuenta que las temporadas están muy cuidadas y que los actores se la toman en serio, dando como resultado un grupo muy carismático y una serie que se hace querer.

Pero todo lo bueno debe acabar, así que la serie tuvo la suerte de contar con una última temporada más corta (seis capítulos) para cerrar con dignidad y despedirse de los fans (entre los que me encuentro).
Sin querer entrar en spoilers os haré una breve pincelada sobre el argumento inicial: Neal tiene la posibilidad de infiltrarse en la mayor banda de ladrones del mundo, hecho que le da la potestad de negociar una futura liberación si consigue atraparles.

Con ese punto de partida tenemos seis capítulos muy entretenidos que sirven de despedida para los fans, con una temporada global que no es la mejor de la serie pero que sí sirve para mostrar el gran nivel medio con el que ha contado.

Para mí estamos ante una serie que no tiene nada que envidiar a los procedimentales habituales: Castle o el Mentalista, y que cuenta con la ventaja que suponen temporadas más cortas con una trama para cada una de ellas (no hay nada que se arrastre toda la serie).

Dicho lo cual sólo me queda recomendaros que aprovechéis que ha terminado para haceros con ella, tendréis por delante seis temporadas muy divertidas, con una serie muy bien hecha (que retrata Nueva York como pocas) y unos personajes entrañables.


A ver White Collar, leches.
Publicar un comentario