jueves, 17 de septiembre de 2015

El Mentalista T7

Hoy se pasa por aquí otra serie que alcanza su última temporada y nos deja, el Mentalista ha estado a lo largo de siete temporadas entreteniéndome con el buen hacer de Patrick Jane y los demás, y con la marcha de su productor a Gotham se veía venir que el final estaba cerca.

Por suerte o por desgracia la serie consiguió una última temporada más reducida, sólo 13 capítulos para cerrar como quisieran y despedirse de los fans (además de sacar un dinerito extra).

Como temporada no nos aporta nada que no viéramos ya en la segunda mitad de la sexta, con un Jane y una Lisbon trabajando para el FBI y teniendo una dinámica similar a la que tenían hasta el momento pero con dos elementos añadidos: unos compañeros distintos y una relación entre ambos que afecta al trabajo.
Los compañeros funcionan sorprendentemente bien, un cambio bienvenido y que aporta algo de aire fresco.

La relación se veía venir, y es el elemento de trama que más peso tiene durante ésta temporada, ya que Jane se da cuenta de que no puede seguir en el FBi y exponiéndose al peligro (más por ver a Lisbon en peligro). Se nota que el hombre empieza a sentir que tiene algo que perder, y pierde algo de la despreocupación que siempre le ha caracterizado.

En general la temporada no desentona con las anteriores, con capítulos entretenidos y a un nivel similar al habitual. Lo que no acaba de entenderse es si era necesario hacerla visto el final, una simple continuación del visto en la temporada anterior y que me hizo levantarme y aplaudir.

Creo que para los fans no será ninguna molestia verla, sigue siendo una serie de calidad y muy divertida, pero el concepto de ésta temporada es más el de sacar dinero que el tener algo nuevo que contar, y para eso no era necesario hacerla (algo similar a las dos últimas temporadas de SG1, cuyo final “auténtico” debería haber sido el de la octava temporada).

Se echará de menos al Mentalista en la pantalla de casa, ese carisma desbordante y esa química especial con sus compañeros no es algo fácil de conseguir, y con tantos capítulos a sus espaldas es normal que sea una serie a la que le tengo bastante cariño. Parece mentira que de los tres procedimentales que más me gustan (Mentalista, Castle, White Collar) ya sólo quede uno en emisión, habrá que buscar sustituto.

Haciendo un global de la serie os debo decir que es de mis series favoritas, y no porque cuente nada especial ni novedoso, simplemente por ser una serie simpática y amable y con unos personajes que se hacen querer.


Estoy seguro que la repetiré entera en un futuro, así que os insto a que la veáis si no lo habéis hecho ya. Está acabada, así que no tenéis ninguna excusa!
Publicar un comentario