viernes, 18 de septiembre de 2015

Predicador

Tras hacerme con Sandman se hizo evidente que había colecciones de comic americano que podían interesarme, clásicos recopilados por ecc ediciones que cada vez que veía en mi tienda de comics habitual me llamaban poderosamente.

Pues bien, entre esos comics hubo uno que destacó sobre los demás y es sobre el que os voy a hablar hoy. Una obra de Garth Ennis que está en top de mucha gente y que nos propone lo siguiente.

Historia: En un pequeño pueblo de Texas hay un predicador que vive la vida como más o menos le va viniendo, alguien hastiado de su vida que acaba explotando y dando un sermón a sus escasos feligreses. Pero durante dicho sermón algo cae del cielo sobre la Iglesia, matando a todo el mundo menos al predicador, que sobrevive con un ser en su interior de poderes divinos.

En el momento en el que Custer (el predicador) se recupera se da cuenta de que tiene el poder de la Voz, siendo capaz de obligar a hacer a cualquier persona lo que él quiera con tan sólo ordenárselo.

Qué es ese ser? Cómo ha caído? Qué tiene que ver Dios en todo esto?

Para encontrar respuestas Custer emprende un viaje que le llevará a lo largo y ancho de los Estados Unidos (y algo más allá) junto a una ex novia y un vampiro irlandés. Un viaje en el que se entremezclarán historias cotidianas con sociedades secretas, ángeles, el Santo de los Asesinos y una fauna cuanto menos curiosa en una sierte de Road Movie llevada al extremo.

Predicador va más sobre las relaciones entre el trío protagonista y lo que sienten respecto a los demás que de los sobrenatural (una excusa perfecta para meterles en situaciones peliagudas), una trama muy bien llevada que nos traslada casi sin darnos cuenta de una historia a la siguiente mientras todo va creciendo y creciendo. Una historia que tiene más de western que de ningún otro género y que sabe atrapar al lector en cada una de sus páginas.

Personajes: Quitando la mala leche que destila el guionista en muchos de los diálogos y escenas, el punto fuerte de la obra son sus personajes, lo reales que llegan a hacerse y cómo interactúan entre ellos. Hay más, pero los principales vendrían a ser los siguientes.

Custer: Predicador de un pueblo de mala muerte al empezar, enseguida descubrimos que detrás de éste hombre hay mucho más: un héroe de western a la antigua usanza, con todo lo que ello conlleva.

Hará todo lo que esté en su mano para obtener respuestas de un Dios ausente, aunque sea buscándole para hacerle hablar a hostias.

Tulip: La chica. Ex novia de Custer, le guarda rencor por haberla abandonado sin una palabra en el pasado. Al contrario de lo que cabría esperar no se trata de una damisela en apuros, más bien de una chica que ha recibido entrenamiento militar y que es dueña de su vida por completo.

Su relación con Custer es de las que hacen que salten chispas.

Cassidy: Un vampiro irlandés que ayuda a Tulip al inicio de la historia. En un principio le veremos como el colega ideal para ir de copas, ése que estará a tu lado a las duras y a las maduras. Pero como todos en ésta historia esconde algún que otro oscuro secreto.

Starr: Uno de los sub líderes de la secta dedicada a proteger la sangre de Cristo para que el día de mañana pueda revelarse al mundo como su nuevo salvador. Es un hombre práctico, ambicioso y que hará lo que sea necesario para conseguir sus objetivos.

El Santo de los Asesinos: De esos personajes distintos que sólo Garth Ennis es capaz de crear. Éste buen hombre es el mayor de los asesinos de la historia, su santo. Una auténtica máquina de matar que, como todos, tiene su pasado oculto.

En su primera aparición veremos cómo los ángeles le encargan la misión de matar a Custer y recuperar al ser que hay en su interior.

Caraculo: Otro personaje made in Ennis. Es un chaval que en un principio no nos llamará la atención, pero que se convertirá en un secundario recurrente y me ha parecido de recibo ponerle entre los protagonistas.

El bueno de Caraculo tiene un padre que es poco menos que el sargento de Hierro. Alguien que le ha presionado tanto que el adolescente decidió en su momento volarse la cabeza con una escopeta. Pero no murió, quedando desfigurado y sin apenas poder hablar inteligiblemente.

Es curioso que alguien con un dramón así sea el secundario cómico de la historia, pero así es como son las cosas en Predicador.

Otros: Además de Caraculo hay un buen puñado de personajes con nombre y apellidos que cuentan con carisma para parar un tren, gente que irá entrando y saliendo de la historia y que son tan potentes como la abuela del protagonista, el líder de la secta o la secretaria de Starr. Gente con una gran personalidad que hacen de Predicador algo muy grande.

Opinión personal: Predicador es un comic como la copa de un pino, de ésas obras clásicas por derecho propio y que no ha perdido calidad con el paso de los años.

En mi caso primó el que el guionista fuera Garth Ennis, algo que siempre garantiza un mínimo de calidad bastante alto junto a un estilo de narración y gamberrismo irresistibles. Por desgracia no fue mi primera obra de Ennis, así que la sorpresa de leer según qué cafradas estaba algo diluida.

A lo largo de los nueve tomos que componen la colección (tapa dura, buena edición, con todo el material extra) asistiremos a una road movie con tintes de western en la que los personajes se enfrentarán a poderes que están más allá de su imaginación a la par que se conocen a sí mismos y a sus acompañantes con mayor profundidad.

Una obra que no debería faltar en la estantería de ningún fan del comic, de esas que vuelves a coger de vez en cuando y relees para reencontrarte con sus personajes y descubrir detalles que se te habían pasado por alto en la primera lectura.

Os preguntaréis el motivo por el que no le pongo el 10 si tanto me ha gustado, y es la suma de pequeñas cosas lo que me hace negarle la nota máxima.

Lo primero es un dibujo algo añejo para los tiempos que corren. Entiendo que en su momento estaría estupendamente, e incluso hoy entra por los ojos una vez te acostumbras al dibujo de Steve Dillon, pero a mí me tiró para atrás en los primeros compases.

Lo segundo es una huida de la épica en el tramo final que te deja un sabor agridulce. Es verdad que lo de la Voz y demás siempre ha sido un Mc Guffin, pero esperaba una resolución algo más satisfactoria.

Y lo último (de nuevo subjetivo totalmente) es la falta de sorpresa en algunas de las escenas más cafres, supongo que el haber leído The Boys justo antes de Predicador hace que vea a ésta última como algo menos original, algo totalmente injusto cuando se publicó antes.

Para acabar no me queda más que pediros que comentéis si os la habéis leído y queréis compartir vuestra opinión conmigo sobre una obra imprescindible.


Valoración Personal: 9,5.
Publicar un comentario