viernes, 11 de septiembre de 2015

La Daga de la Ceguera - Portador de Luz II

El primer libro de la saga el Portador de Luz supuso una sorpresa mayúscula para mí: una nueva saga de fantasía con elementos muy originales (al estilo Sanderson) que daba una primera novela excelente, pero que debía consolidarse en la siguiente a riesgo de caer y hacerme perder el interés.

La Daga de la Ceguera es su segunda entrega, y a continuación os comento si mantiene el tipo haciendo la saga recomendable o cae.

Historia: Gavin Guile está muriéndose. Pensaba disponer de cinco años más de existencia como Prisma, y ahora resulta que le queda menos de uno. Con cincuenta mil refugiados a su cargo, por no hablar de un hijo ilegítimo que hay que formar en las artes mágicas y una ex novia que bien podría haber descubierto su más oscuro secreto, le llueven los problemas. De repente, la magia en todo el mundo está fuera de control, y este caos amenaza con acabar con las siete satrapías. Peor aún, los dioses antiguos están a punto de renacer, y sus ejércitos parecen imparables. Tal vez el único camino de salvación sea su hermano, cuya libertad y cuya vida Gavin robó hace dieciséis años.

Lo sucedido en Tyrea ha tenido consecuencias: de un lado más de cincuenta mil refugiados a los que nadie va a querer, del otro el Prisma (hombre más poderoso del mundo) está perdiendo el control sobre sus poderes, y luego tenemos un enemigo poderoso que desafía no sólo a un país, sino a todo el sistema de creencias del mundo.

En ésta novela el autor abre nuevos frentes, con tramas muy interesantes y personajes bien construidos y carismáticos. Frentes distintos para los distintos personajes, pero que al contrario que en novela como Juego de Tronos se van entrelazando y no dan la sensación de ser realmente independientes en ningún momento.

Todas estas tramas tienen evolución durante el libro, desde un Kip que intenta entrar en el cuerpo de élite mejor considerado del mundo hasta un Gavin que hace lo que puede con el poco tiempo que le queda.

Una novela que no sólo es interesante en sus tramos finales de acción (que personalmente me parece lo que está un poquito más descuidado) sino que destaca en el día a día de los personajes, en hacer interesante cada uno de sus movimiento y en empezar a desgranarnos los secretos de un mundo que se hace más interesante según avanzan las páginas de ésta segunda entrega de la saga (pasado, poderes, personajes, artefactos...)

No me meteré más en el tipo de libro que es ni comentaré de qué va (para eso está el texto de la contraportada del principio) para no spoilear a futuros lectores, sólo os diré que a poco que os guste la fantasía la trama de ésta novela os enganchará.

Personajes: Como en la primera entrega, en ésta Daga de la Ceguera lo mejor del libro son los personajes, aunque en ésta ocasión el sistema de magia queda más claro y gana mucho protagonismo también.

Entre los personajes principales los que más páginas tienen son los siguientes:

Gavin: El protagonista de la primera novela sigue destilando carisma por los cuatro costados, haciéndose cargo de todo aquello que nadie quiere aguantar e intentando hacer lo mejor en cada momento. Gavin sigue siendo el hombre más poderoso del mundo, pero empieza a ver cerca su final al estar perdiendo el control sobre los colores (lo que provoca que aparezcan una especie de dioses en la Tierra).

Aquí le veremos ir de un lado para otro como un apagafuegos.

Kip: El inútil que no valía para nada intentará entrar en la Guardia Negra, cuerpo de élite al servicio de la Cromería. Sus capítulos son la mayoría del tiempo los típicos de aprendizaje en una escuela (más cercanos a los Kvothe de Patrick Rothfuss que a Harry Potter).

Su personalidad se impone sobre sus actos, haciéndole hablar cuando no debe; pero su herencia se hace evidente a medida que demuestra su inteligencia y unos misteriosas aptitudes.

Puño de Hierro: Dirigente de la Guardia Negra, en ésta novela conoceremos mejor su papel en la misma, así como su forma de entender el cuerpo. Es de esos personajes que te ganan enseguida: profesional, eficiente, de apariencia pétrea, y con su corazoncito.

Liv: La amiga de la infancia de Kip pierde protagonismo, protagonizando algunos capítulos que nos muestran algunos elementos del enemigo. La chica parece estar decidiendo de qué lado está, sopesando todo lo que Lord Omnícromo le dice y lo que conoce con su experiencia. Se me hace un personaje un poco pesadete, igual el único.

Dazzen: El hermano encerrado de Gavin, tiene algunos capítulos muy tensos en su intento por huir de la cárcel en la que lleva 16 años. Un hombre al borde a la locura que protagoniza una de las escenas que más me ha gustado de la novela.

Karris: La mujer por la que empezó la guerra 16 años atrás. A día de hoy es miembro de la Guardia Negra y acompaña a Gavin en sus desplazamientos. La historia entre ambos es muy interesante, y ella como personaje femenino fuerte e independiente cumple estupendamente con su función.

Omnícromo y Zymun: El primero es el dirigente de las fuerzas enemigas, un hombre con unas convicciones firmes que arrastra a las masas al poner en evidencia algunas de las cosas que defienden los “buenos”. Es un personaje del que tienes ganas de conocer más.

El segundo cuenta con cierta influencia dentro del campamento enemigo, un joven muy dotado al que lord Omnícromo tiene en alta estima. Por desgracia es un creído hasta el punto de creerse superior a todo el mundo.

Teia: Nueva incorporación a la novela, una chica que intenta entrar en la Guardia Negra en la misma promoción de Kip y de la que el muchacho se hace amigo. En un principio parecería la típica secundaria, pero entre que nos enseña el funcionamiento de la esclavitud, de un color no “autorizado” y su amistad con el joven torpón se acaba haciendo un hueco entre los favoritos.

Otros: Hay muchos más personajes, como el padre de Gavin (un hombre poderosísimo en lo económico y lo político que no tiene escrúpulos), miembros de la misma promoción de Kip o la esclava de cámara del mismo Gavin. Todos tienen historias que hacen sus vidas más interesantes y ayudan a entender por qué se comportan como lo hacen.

Opinión Personal: La Daga de la Ceguera supera en casi todo a la primera novela de la saga, manteniendo sus puntos fuertes (personajes) y ampliando un poco nuestra visión del mundo, así como de los múltiples secretos que guarda.

Estoy contentísimo con haber empezado ésta saga, que cuenta con lo que más me gusta cuando me acerco a un libro de fantasía: sistema mágico original y personajes carismáticos unidos a un mundo profundo.

Un libro que atrapa durante las más de 900 páginas que tiene debe estar bien, pero si os digo que me ha durado una semana escasa ya os podéis hacer a la idea de lo bueno que es.

Eso sí, tiene unos tintes de culebrón (todo le pasa a la misma familia, y eso que son pocos) que a algunos les tirarán de espaldas, pero que al más puro estilo Star Wars hacen que esperemos con ganas algunos enfrentamientos (verbales, normalmente) realmente antológicos. Escenas como Kip intentando derrotar a las cartas a su abuelo (un hombre que es capaz de jugarse cosas como a un esclavo) o los tira y afloja entre Gavin y Karris (la clásica relación de amor imposible por culpa de los secretos) le da otra capa de interés al conjunto.

Sé que lo sigo a menudo (tengo suerte con las lecturas), pero me encanta el Portador de la Luz como saga (creo que faltan dos libros para acabarla).

Como puntos negativos que le quitan el 10 de entre los dedos hay que destacar los capítulos de Liv (necesarios pero algo aburridos) y la batalla final (que pese a estar bien no llega a los niveles que saben imprimir otros autores como Paul Kearney o Brandon Sanderson). Quitando éstos dos elementos no hay nada que cambiaría de la novela.

Y luego están las últimas 40/50  páginas. Un auténtico carrusel de emociones que te hace desear con ganas empezar la siguiente entrega (cuando empiece las vacaciones me pondré con ella), con una serie de capítulos cortos y algunas revelaciones que te dejan roto.

Resumiendo: faltan aún dos libros por leer, pero la Daga de la Ceguera confirma que la saga es un must have para los amantes del género fantástico. Un libro que sólo hace que hacer crecer mis expectativas respecto al tercero y al cuarto.

Corred a comprarlo.

Valoración Personal: 9,6.


Publicar un comentario