jueves, 10 de septiembre de 2015

The Strain T1

Hoy os comento una serie que no será del agrado de todo el mundo, una especie de intento de llevar las películas de vampiros (o monstruos) de serie B a la pequeña pantalla utilizando como base una serie de libros de Guillermo del Toro, libros que él mismo se ocupa de trasladar al formato doméstico.

Es una primera temporada de trece capítulos en la que asistiremos a la llegada a Nueva York de un avión con todo el pasaje (menos cuatro personas) muerto sin señales de violencia, algo que se complica cuando los muertos aparecen en sus casas y los que sobrevivieron dan señales evidentes de una infección que parece transformarles.

Y ya la tenemos liada: una serie que juega con elementos de terror clásico y una factura técnica que no llega a ser de serie B pero que sí intenta imitarla (la gomaespuma del Amo es de traca), con una serie de personajes que se verán relacionados por culpa de la infestación que está sufriendo la ciudad.

Es una serie con bastantes elementos de acción, unos pocos personajes protagonistas (algo estereotipados) y con dos destacando de forma clarísima sobre todos los demás: de un lado está el hombre que lleva décadas preparándose para luchar contra el Amo, alguien que se cruzó en su camino en el pasado y que interpreta el que ya vimos en Harry Potter como el conserje o en Juego de Tronos como Walder Frey. El otro que me ha gustado es el alemán que hace las veces de mano derecha del amo, relacionado con el viejo y con un carisma muy potente.

Enseguida veremos que los distintos personajes tienen distintas visiones de lo que hay que hacer, incluso arrastran problemas como divorcios u otros.

Son trece capítulos algo irregulares, con un pico muy grande a mitad de temporada que remonta en momentos puntuales (como los flashbacks) pero que tiene gancho suficiente para que cualquier aficionado a los vampiros malos y cabrones se acerque a la serie. Eso sí, sabed que hay casquería gratuita, acción facilona, diálogos algo tontos y unos efectos especiales irregulares como el ritmo de la serie.


Personalmente me lo he pasado teta, aunque reconozco que vista de forma objetiva es una serie flojilla, aquellos que entréis en el juego que propone la disfrutaréis como el divertimento simple y sin complicaciones que es realmente.
Publicar un comentario