miércoles, 9 de septiembre de 2015

Hellboy Integral #1

Una de las películas de “superhéroes” que más me gustaba hasta la llegada de Ironman y lo que trajo detrás no era otra que Hellboy (tanto la 1 como la 2), una película basada en el comic que comentaré hoy y que ha sido el motivo de que me haya acabado haciendo con ésta primera recopilación integral de historias.

En éste gran volumen (es enorme, al estilo de los de norma) tenemos todas las primeras historias que Mike Mignola escribió para el personaje, historias de las misiones que Hellboy va teniendo a lo largo y ancho del mundo enfrentándose a seres sobrenaturales de diversa índole.

Lo primero es que sepáis que casi todo el tomo se compone de esas historias cortas sin relación entre ellas y autoconclusivas. En ellas el protagonista recibe la orden de investigar cierto misterio (siempre distinto), algo que inevitablemente acaba desembocando en un conflicto a puñetazo limpio con la criatura en cuestión. Éstas historias son normalmente bastante flojitas, y no merecen para nada la fama que tiene el personaje.

Y luego están las otras. Un puñado muy pequeño de historias algo más largas que sí están relacionadas entre sí o con el origen del personaje, éstas se hacen mucho más interesantes y en ellas participan personajes con más carisma.

Es curiosa la diferencia entre unas y otras, como si las primeras fueran el monstruo de la semana y tras las segundas hubiera una trama hilada y pensada para ir desgranándose con los años.

En conjunto hacen un tomo entretenido pero que queda muy lejos de ser recomendable.

Antes de acabar hay que hablar de lo mejor de ésta obra: el dibujo. Mike Mignola es un artista con los lápices y el color, y en Hellboy se despacha a gusto con una obra de su creación en la que plasma lo que le apetece y como le apetece. Un festival para los sentidos que convierte el volumen más en un libro de ilustraciones que en un comic al uso.

Y ya al final comentar un par de aspectos interesantes. El primero son los secundarios recurrentes, compañeros de Hellboy en la agencia y únicos personajes con carisma de cuantos aparecen (quitando al protagonsita). Y el segundo es ese toque Lovecraft que tienen todas las tramas, lo que le da una ambientación muy interesante al conjunto.

Resumiendo: si os lo compráis para admirar el dibujo y saber más cosas sobre el personaje os valdrá la pena. Si esperáis una gran obra de ficción mejor pasad de largo: no lo es.


Publicar un comentario