lunes, 30 de noviembre de 2015

Castle T7

Hoy toca hablar de una serie veterana, y que por la pinta que tiene yo apostaría a que será todavía más veterana en un tiempo. Castle llega a su séptima temporada, y lo hace justo después de un cliffhanger como pocos hemos visto en la serie del escritor. Qué tal ha sido la vuelta?

Lo primero que llama la atención cuando uno se termina la temporada es lo rápido y mal que se han ventilado el tema del secuestro de Castle y los meses que pasa desaparecido. Es evidente que es una trama que dejan para que dure más de una temporada, pero se olvida durante demasiados capítulos y a veces parece que a nadie le importe. Posiblemente éste sea el mayor error de la séptima temporada.
Por lo demás tenemos lo de siempre, el equipo Castle, Becket que una vez superada la tensión sexual de los inicios de la serie están con una química realmente fenomenal, y en los capítulos auto conclusivos (que son la espina dorsal de la serie) siguen funcionando estupendamente, desenfadados y muy divertidos. Porque la estructura es la misma de siempre: capítulos sin relación con el caso de la semana mezclados con unos pocos que aprovechan el fondo que va teniendo una serie veterana como ésta.

Lo mejor, en mi opinión ha sido que el tono freak se ha dejado notar incluso más, a veces de forma desafortunada, pero en general con capítulos muy divertidos que te hacen olvidarte de lo que no les da la gana mostrarte.

Secundarios y demás estupendo, como siempre. Incluso diría que me han gustado más.

Resumiendo: una serie que sigue siendo muy simpática, agradable de ver, que no le cambiará la vida a nadie pero que consigue lo que se propone: tenerte abstraído y con una sonrisa en la boca durante los 40 minutos que dura cada capítulo.


Larga vida a Castle!
Publicar un comentario