jueves, 17 de diciembre de 2015

PS4 - Limbo

Esperando a mi cumpleaños me puse a jugar a uno de los juegos gratuitos del PS Plus, para hacer tiempo hasta que llegara un juego guapo de verdad (Batman Arkham Kinght). El elegido fue Limbo, una aventura plataformera de puzles cuya demo me había llamado la atención en PS3.

Historia: Encarnamos a un niño en un mundo de luces y sombras, un chaval que aparece en dicho mundo como despertándose, y sin saber por qué empieza a avanzar por un mundo que no para de intentar acabar con su vida.

Es curioso que un juego de ésta índole tenga historia cero, sin argumento para ir hilando nuestro avance en la aventura o para mantener cierto interés respecto al futuro del protagonista.

Inexistente.

Apartado Técnico: Es lo que hace que el juego llame la atención desde el primer momento, un apartado visual que recuerda al dibujo animado pero que basa su atractivo en un genial juego de siluetas, blancos, negros y grises.

Para ser un plataformas 2D de los de toda la vida, el juego cuenta con un apartado técnico muy bonito, minimalista y que nos ofrece lo mejor de la aventura.

El sonido pasa completamente desapercibido, así que nada a destacar

Jugabilidad: Es evidente que un juego sin historia no puede apoyarse en un apartado artístico trabajado como único punto fuerte, así que el estudio detrás del proyecto ha intentado ofrecer una experiencia jugable algo distinta a la habitual.

Cómo se juega a esto? Pues tenemos un control muy sencillo, con un salto casi inexistente y que nos va proponiendo distintos retos para superar, todo en una pantalla gigante y sin tiempos de carga. Nuestro objetivo será ir evitando los obstáculos que intentan acabar con la vida del personaje usando la inteligencia, superando distintos puzles.

La dificultad del asunto radica en que no siempre la respuesta al acertijo es obvia, y encima hay algunas que requieren mucha sincronización, lo que dispara la frustración en momentos muy puntuales (hacia el final).

El control está bien medido, pero me parece que la curva de dificultad no consigue engancharnos, más bien desespera en el tramo final, dando la sensación de superar los retos más por suerte que por habilidad.

Opinión Personal: Limbo es un juego al que le tenía ganas, pero que una vez ha pasado por mis manos me ha parecido una experiencia global bastante pobre, un juego que puede pasarse en muy poco tiempo (3 horas me ha llevado a mí, pero he visto videos que no llegan a los 60 minutos) y que pasa de reto divertido a frustrante a medida que todo avanza.

Si hubiera tenido un hilo conductor el conjunto podría haber aguantado bastante mejor, pero el que sea un juego especial visualmente no me parece motivo suficiente para recomendarlo, ya que no me ha parecido demasiado divertido que digamos.

Así que a mí me parece un juego tan justito que no suspenderá porque tiene sus momentos y me ha salido gratis, pero que sólo vale la pena probar a ese precio.

Una lástima, porque el inicio me gusta bastante, lo que después me desengancha progresivamene.

Valoración Personal: 5.


PD: Lo mejor es el humor negro que destila el juego.
Publicar un comentario