martes, 29 de marzo de 2016

Bakuman #5 y #6

Vuelvo a la carga con la relectura de Bakuman, en ésta ocasión comentaré únicamente los tomos 5 y 6, que corresponden con el espacio en el que el dúo protagonista consigue la serie regular en la shonen Jump.

Éstos dos tomos son un gusto en cuanto a ver lo difícil y duro que es tener una serie semanal en la Jump, 19 páginas todas las semanas y encima pendientes de las encuestas por el miedo a bajar demasiado y que acaben cancelándote la serie. Y encima las cosas que no puedes controlar, como un cambio de supervisor o enfermar por exceso de trabajo.

Me ha gustado mucho ver el ambiente que se crea cuando se deben contratar ayudantes, incluso conocer las cifras que se llevan los autores por página o por tomo vendido. Todo contado con la habitual maestría de Ohba y el genial dibujo de Obata.

Dejando a un lado a los protagonistas tenemos también bien creado el grupo de “rivales”. Otros mangaka con sus propios sueños y problemas que intentan tirar adelante sus propias series.

Quizá todo el trozo del hospital, con la decisión de la Jump, el boicot y el posterior final de la serie se hacen algo injustos de leer (cosas del mundo del comic), pero no por ello estás devorando páginas todo lo rápido que puedes.

Sigo pensando que estamos ante una auténtica obra maestra de la viñeta, algo que cualquiera al que le interese el mundillo lo más mínimo debería tener en sus estanterías sí o sí. Si incluso se empieza a permitir hacer bromas autoreferenciales, como ver a os autores intentar incorporar algún elemento a su obra y ver cómo los autores de Bakuman la están aplicando a su vez a la suya.


Lo dicho, una genialidad imprescindible.
Publicar un comentario