jueves, 23 de junio de 2016

The Big bang Theory T8

Voy tarde pero voy, y eso es lo que hace que a estas alturas del 2016 la temporada que vaya a comentar de The Big Bang Theory sea la octava y no la novena. Es curioso, porque precisamente ésta serie siempre ha sido una de las que históricamente llevaba al ritmo americano, con sus subtítulos y eso… pero en fin, a veces se acumulan los capítulos.

En cuanto a la octava temporada en sí, no es que destaque especialmente por ningún eje argumental demasiado definido, Penny y Leonard siguen a lo suyo, aunque ahora comprometidos. Howard y Bernadette tienen una vida de casados de lo más normal, aunque la extraña relación de la madre de él con el dueño de la tienda de comics sí que ocupa cierto espacio. Rash tiene una relación más o menos normal con otro ser humano. Y Sheldon y Amy siguen con su especial forma de quererse, con el primero algo más implicado emocionalmente.
Así que quitando éstos breves apuntes se podría decir que estamos ante una temporada de situaciones, en la que vamos viendo cómo la vida sigue avanzando para nuestros protagonistas mediante pequeñas tramas que duran unos cuantos capítulos, pero que en el fondo todo sigue más o menos igual, con una serie que se puede perpetuar ad eternum a poco que sus guionistas le sigan poniendo interés y los actores no pidan cantidades astronómicas de dinero.

En general creo que ha sido una buena temporada, con momentos brillantes y sin ningún bajón demasiado acusado, con lo que el nivel general sigue siendo alto. Viendo reseñas o puntuaciones en otras páginas veo que en general las puntuaciones para la serie van bajando, algo que no acabo de entender cuando la calidad de la misma es igual o superior. Supongo que se debe a que a una serie de ésta longitud se le empiezan a pedir ciertos cambios, más por acostumbrarse a ver siempre lo mismo que porque ese siempre lo mismo esté mal.


Pero bueno, una gran octava temporada que sigue demostrando que las buenas comedias de grupo se pueden alargar sin problemas siempre que los capítulos por sí mismos sigan divirtiendo como lo hacen los de The Big Bang Theory.
Publicar un comentario