martes, 16 de agosto de 2016

One Punch Man #4

Dos tomos de Ranma la semana pasada, así que ésta toca ponerse con algo más modernillo. Y qué mejor que One Punch Man, el manga que causa sensación allá donde va?

Éste cuarto tomo sigue avanzando en la trama de Saitama y su relación con la asociación de héroes, presentando a dos de los miembros de la clase S (un vejete y un tipo muy salido) y ampliando así el particular mundo de la serie. Para los mismos fines tenemos también una mejor aclaración de los niveles de amenaza, algo que no deja que ser accesorio pero que le da más riqueza al mundo.

El tomo en sí gira en torno a dos amenazas, la primera un meteorito que destrozará la ciudad donde vive el protagonista, mientras que la segunda queda sin resolver y consiste en una amenaza venida del mar.

La primera amenaza deja fuera de juego al protagonista hasta el final, mostrando lo que pueden hacer algunos de los demás con escenas espectaculares a más no poder. Además, nos ayuda a ver cómo es Saitama, ya que tras resolver la amenaza tiene un escarceo con la población que le culpa de lo sucedido. La resolución final ha sido lo primero que me ha hecho reír de verdad en éste manga.

La segunda amenaza vuelve a dejar fuera a Saitama (al menos de momento) creando poco a poco un clímax para presentarnos a un villano monstruoso que despacha héroes sin despeinarse.

Como extra tenemos un capítulo en la cárcel que me ha resultado realmente divertido, un aliciente a comprarlo en papel para tenerlo todo juntito, ya que además viene en el lugar en el que debe ir.

Gran tomo, que ya te coge metido totalmente en el particular mundo de One Punch Man y te ofrece lo que la serie promete: acción, humor y un dibujo simplemente espectacular y maravilloso que se sale en las escenas de acción. Puro fanservice para los fans de la acción en un manga divertido y emocionante como pocos, con el protagonista más absurdo que he visto en tiempo.


Ahora sí que ya puedo ir recomendando la compra de ésta obra.
Publicar un comentario