lunes, 29 de agosto de 2016

PC - Brütal Legend

Cada vez tengo más la sensación de estar jugando/viendo únicamente lo que me proporcionan o Netflix o las rebajas de Steam. Y éste es el caso de Brutal Legend, un juego que tenía en el punto de mira cuando salió para PS3, pero es de esos que dejas de lado para cuando tengas un hueco, y al final no lo encuentras.

Pero por tres euretes… ahí es más fácil encontrarle un hueco.

Historia: Somos un pipa cualquiera de un grupo de rock, ese hombre en la sombra que trabaja para que todo funcione mil maravillas. Pero la desgracia quiere que muramos durante un concierto, reapareciendo instantáneamente en un mundo repleto de demonios donde el rock es un mito y unos pocos rockeros resisten contra el mal.

Se nos tomará como el elegido, ese que podrá detener al causante de todo mal y aquél con la fuerza suficiente para liberar a los esclavos que obran en su poder.

Así, iremos desgranando una historia sencilla pero interesante en la que los distintos personajes que nos cruzaremos en nuestro camino nos darán una mejor y mayor comprensión de lo sucedido en ese mundo a la par que nosotros nos vamos convirtiendo en aquello que se supone debemos ser.

En todo momento el tono de la historia está en el plano humorístico, y si bien es cierto que hay algún momento más dramático, en ningún momento tendremos la sensación de estar ante otra cosa que no sea un divertimento gamberro.

Apartado técnico: El juego tiene siete años, pero aún pienso que rasca bastante en el apartado visual.

Un juego de mundo abierto que se siente muy vacío y con muy pocos elementos que destacar, ni los enemigos tienen suficiente variedad ni la carga visual es lo suficientemente alta como para decir que ha envejecido bien. Ya en su momento debía ser un juego del montón.

Dentro de lo visual sí que vale la pena destacar el look cartoon que tienen la mayoría de personajes y enemigos, una concesión de diseño que hace que no sea tan exagerado el ponerse a jugar con él a día de hoy.

Eso sí, música y voces (en inglés mejor, aunque en castellano esté Santiago Segura) están a un altísimo nivel. Se nota mucho la ambientación rockera del juego, lo que nos da auténticos temazos.

No os entrará por los ojos pero sí por los oídos.
Jugabilidad: Como he dicho ya, estamos ante un juego de rol de acción con mundo abierto. En él podremos hacer dos cosas: o ir a piñón para jugarnos la trama principal o perdernos explorando un poco y haciendo las secundarias.

Dado el tamaño del juego, recomiendo la segunda opción, una que nos alargará la vida útil del juego y tampoco es que nos vaya a robar demasiado tiempo.

Las secundarias son bastante repetitivas, pero en las misiones principales podremos hacer desde la típica ve del punto A al punto B hasta unas batallas con cierta estrategia. Sinceramente, tiene bastante variedad para el tipo de juego que es, lo que unido a una cierta sensación de progresión hacen que avanzar a lo largo de Brutal Legend se muy divertido.

El sistema de combate es sencillo a más no poder, las batallas (una vez dominadas) no representarán gran problema y las fases de conducción funcionan mejor para llegar antes a nuestro objetivo que en sí mismas.

En general nos queda un juego divertido, con un sistema de combate que funciona pero que podría haber dado más de sí de hacer el mundo en el que se desarrolla más atractivo o dotar a nuestro protagonista de una progresión por puntos de experiencia algo más trabajada.
Opinión personal: Brutal Legend se ha convertido en un juego de culto debido a su sentido del humor y ambientación. Un juego gamberro y divertido que proporciona una buena ración de diversión a todo el que se acerca hasta él. Pero yo esperaba más.

Digo esto porque en todo momento tengo la sensación de estar ante un juego demasiado sencillo, al que únicamente el envoltorio hace especial y que ha quedado sobrevalorado para lo que finalmente ofrece.

Ojo, no digo que no valga cada uno de los tres euros que pagué por él, simplemente digo que en su momento no valía lo que se pedía por el juego y a día de hoy pienso que hay muchos juegos con mucho peor nombre (y nota) mejores que éste Brutal Legend.

Vamos, que ha supuesto una decepción ponerme a los mandos y acabar la aventura. Una sensación de que se podría haber hecho todo un poquito mejor, desde los gráficos hasta el sistema de combate y pasando por la historia, pero al final se conformaron con lo que tenían entre manos. Falta de ambición.

Vale la pena? Si tenéis tiempo y lo encontráis bien de precio puede ser una opción interesante, pero a día de hoy me parece que hay juegos mucho mejores en los que invertir vuestro tiempo y dinero, quedando éste como una curiosidad bien vendida y que entretiene, pero que tampoco da para más.

Valoración Personal: 6.
Valoración en Metacritic: 80
Publicar un comentario