jueves, 20 de octubre de 2016

El Rey León

En mi afán lento pero seguro de tener en casa las películas de mi infancia para verlas con el peque cuando sea algo mayor (y ahora yo con mi señora) me he puesto la galardonada el Rey León, posiblemente el clásico Disney mejor valorado y del que mejor recuerdo guardaba en mi memoria. Ha aguantado la comparación entre el recuerdo y la realidad más de veinte años después?

La película nos narra la historia de Simba, el hijo del Rey León (el rey de los animales de la zona) y cómo, tras una desgracia deberá labrarse su propio camino en el mundo para acabar (o no) convirtiéndose en el adulto que su padre quería que fuera.

Es una historia vital, de traición y crecimiento, donde veremos a un cachorro convertirse en un león y decidir qué quiere hacer con su vida.

En menos de hora y media de película se nos presentarán una serie de personajes y situaciones que son lo que Disney ha sido siempre: una creadora de traumas de infancia. SPOILER A ver, muerte de padre, destierro, tío malvado, hienas mal rolleras, destrucción del reino… FIN SPOILER. Una serie de temas de lo más adultos tratados como si tal cosa y que de aparecer en otro tipo de metraje estoy convencido que no me hubieran dejado verla XD.

El desarrollo es de lo más convencional, con la trama aderezada de números musicales (a los que la compañía era muy aficionada hace años). Con un personaje viviendo aventuras y aprendiendo para hacer frente a lo que ha dejado atrás. Un desarrollo divertido y muy bien llevado que, no obstante, me ha parecido algo más lento de lo que lo recordaba, habiendo un par de momentos en los que he cogido el móvil…

Creo que vista a día de hoy la película ha perdido una mínima parte de su encanto, pero la ha perdido. Esos números musicales con canciones que ni me van ni me vienen o esa bajada de ritmo puntual hacen que no vaya a ponerle el 10 que tenía en la cabeza seguro para la película. Quizá el problema es mío, por crecer, y la película no va dirigida a mí (aunque, repito, me lo he pasado estupendamente) pero el caso es éste, que ha quedado por detrás del recuerdo que tenía de ella.

No puedo dejar el comentario sin mencionar lo estupendamente bien que le sienta la alta definición a la película, con unos colores vivos, escenarios preciosos y personajes estupendamente animados. Un lujazo que en éste aspecto ha envejecido de maravilla.

Y la banda sonora… genial. Si algo ha sabido hacer siempre Disney son bandas sonoras tarareables que vuelven a los niños tontos de tanto repetirlas (véase Frozen).

Resumiendo: Una muy buena película de animación, de lo mejorcito que se ha hecho nunca y que cualquier amante del cine disfrutará.

Valoración Personal: 9,5.

Publicar un comentario