viernes, 21 de octubre de 2016

Zetman

Katsura me gustó mucho gracias a su manga I’s, una historia de amoríos adolescentes que funciona estupendamente y que, junto a su obra anterior (de temática similar) le llevó a la fama. Así que el interés al ver que había hecho una obra de ficción y acción fue muy alto en mi persona, con lo que no dudé para nada al lanzarme a por Zetman cuando salió publicado en castellano. Fue una buena idea? Veámoslo.

Historia: Jin es un chaval que se ha criado junto a su abuelo, un chaval que ha sido feliz con lo poco que tenían, pero que tiene que aprender a apañárselas sólo en cuando su cuidador fallece.

Pero Jin no es un chico normal, dentro de él parece que hay un poder oculto que le transforma en otra criatura cuando está asustado o contra las cuerdas, una criatura a la que una gran corporación persigue y que parece tener algo que ver con unos seres llamados Evol que han aparecido recientemente y han estado matando gente.

Así, seguiremos al protagonista a lo largo de varios años (mediante flashbacks) a la par que conocemos a otros personajes de edades similares y se va desvelando el secreto oculto que hay tras su transformación y la existencia de los Evol.

Es una trama que sabe enganchar ya desde el inicio, pero que a medida que los tomos avanzan se va volviendo menos interesante, e incluso la forma de contarla puede que acabe por desenganchar a más de uno.

Digamos que va de más a menos, así que si la probáis y no os gustan los dos primeros tomos, ya podéis dar por seguro que no os gustará más más adelante.

Personajes: Los personajes de éste manga esconden, por lo general, un secreto u otro. La mayoría tienen bastante carisma, aunque sea basado en su aspecto visual. Aquí tenéis a los principales (y sin spoilers).

Jin: El protagonista no quiere tener el poder que ostenta, incluso piensa que le están tomando el pelo al respecto en más de una ocasión. Pese a ello es el típico chaval de manga que hace siempre lo que cree correcto y protege a los que le rodean. Quizá una aceptación más pronta de lo que es capaz de hacer hubiera dado como resultado una obra más entretenida.
Kouga: Hijo del presidente de la corporación Amagi, Kouga es un chaval que cree en la justicia y es lo más “blanco” que uno se puede echar a la cara en cuanto a personalidad. Se hará amigo de Jin y tendrá una evolución en su personalidad que no tendrán otros personajes.

Konoha: Hermana de Kouga, es una chica que parece prendada de Jin, el típico amor platónico de éste tipo de obras. Un personaje de esos a los que dan ganas de proteger y que no tiene demasiado punch.

Hanako: La otra chica de la vida de Jin, al contrario que Konoha nos encontramos con una chica vital y alegre, que sabe lo que quiere y que conecta más fácilmente con el protagonista. Se nota que la prefiero a ella?

Otros: Aquí entraría un buen puñado de elementos, desde el simpático grupo que acompaña a Kouga en su labor de intentar ser un héroe hasta los líderes de los Evol o los miembros de la corporación Amagi. Son una serie de secundarios muy interesantes, aunque a veces no sean demasiado consecuentes.
Dibujo: El dibujo de Katsura siempre me ha gustado mucho, desde unos fondos bastante currados hasta unos personajes muy chulos, con gran cantidad de detalles y un estilo claro y muy bien definido.

Así, durante gran parte de la obra tenemos que el aspecto visual es lo que más destaca de la misma.

En el lado negativo tenemos una serie de viñetas (incluso capítulos) que, de forma esporádica bajan el nivel de calidad, ya sea haciendo caras con unas proporciones distintas o escenas de acción de un nivel inferior al del resto de la obra. Es algo puntual, que se puede achacar a la carga de trabajo, pero cuando sucede canta mucho.

En general nos queda una obra notable de un dibujante con oficio que sabe lo que se hace y que es perfectamente reconocible a poco que veas un par de viñetas del manga. Así que tiene personalidad propia y puede ser un buen gancho para entrar en ésta obra.

Opinión personal: Como he comentado ya en el apartado de la trama, Zetman es un manga que empieza muy fuerte, enganchándote con un buen ritmo, tramas cortas pero interesantes, una serie de secretos ocultos y un dibujo que me parece muy bueno. Y mantiene bien el tipo durante sus inicios.

Lástima que llegado cierto punto de la obra todo vaya hacia atrás, las respuestas se me antojan bastante absurdas y tanto los villanos como las reacciones del protagonista no estén a la altura de lo que uno espera en una obra de éste estilo.

Quizá ha pesado en mi caso la ingente cantidad de años que he tardado en poder leerme los últimos cinco tomos (por problemas editoriales), pero recuerdo que mi desconexión con la obra venía de antes, teniendo algunos tomos de explicaciones o de evolución del protagonista que ya no me habían gustado de antes.

Me parece que ésta obra es el ejemplo perfecto de cómo algo que empieza muy bien no acaba de la misma forma por culpa de tener a un autor que no tenía claro cómo iba a continuar los interrogantes que planteaba.

Y no sólo eso, sino que el final me parece una tomadura de pelo, dejando la mayor parte de resoluciones pendientes para una hipotética continuación que el mismo autor se encarga de publicitar en el último capítulo, como si lo leído hasta el momento sólo fuera el primera arco de una obra mayor.

De verdad que he sentido cómo me tomaban el pelo en ésta obra, y eso que en los últimos tomos aún tenía la esperanza de que lo arreglarían de alguna forma, esperanza vana.

Con esto os podréis hacer una idea aproximada de lo que pienso de Zetman: la enésima oportunidad perdida de hacer algo grande, porque tiene alguna minisaga realmente buena y elementos para haberse llevado un 8 sin despeinarse.

No la recomiendo.

Valoración Personal: 5,5.
Publicar un comentario