martes, 18 de octubre de 2016

Fairy Tail #47

Vuelta al shonen más fanservice de cuantos me estoy comprando en éste momento, el ejemplo perfecto de lo que es un shonen hecho con un manual en la mano: aventuras, personajes bien diseñados, acción fácil de seguir, sagas épicas, compañeros luchando juntos… y también cierta improvisación y la sensación de que no hay ningún tipo de plan a largo plazo. El molar por molar.

En concreto éste tomo 47 nos sigue llevando a la lucha entre Fairy Tail y los demonios que quieren resucitar a Zelef mediante la destrucción de toda la magia del mundo. Lo malo es que más allá del fin de algún que otro combate la trama tampoco avanza prácticamente nada, digamos que se va centrando un poco.

Y luego tenemos un par de revelaciones (del pasado de Crusjy una y de la ubicación de Igneel la otra) que suponen el mejor momento del tomo, lástima que sobre la segunda (la relacionada con el misterio de los dragones) no se nos solventa nada y únicamente sirve para ver a dos mastodontes dándose de hostias. Será verdad que tendremos una explicación detrás de ésta aparición?

Acabaré diciendo lo que digo siempre de éste manga: Hiro Mashima tiene un don para crear personajes y situaciones molones, siendo todo lo fanservice que uno pueda llegar a imaginarse. Pero sigue faltándole mucho en el terreno del guion. Lo bueno? Sus tomos son entretenidos: siempre. Lo malo? Nunca va más allá del simple entretenimiento.


Personalmente me da mucha rabia ver tanto potencial que no acaba de explotar. Ponedle un guionista, de verdad.
Publicar un comentario