martes, 11 de abril de 2017

Rave #13 y #14

Dos tomitos para pasar el día de hoy y no tener el blog inundado con éste manga durante eones. El tomo trece y catorce concretamente, dos tomos que mantienen el tomo e incluso se podría decir que forman parte de la misma mini saga.

Aquí tendremos a los protagonistas volviendo un poco a lo que era éste manga en sus orígenes: viajar
por el mundo en busca de las Rave que les faltan, viviendo aventuras más o menos interesantes y deshaciéndose de los villanos que se encuentren en su camino.

El tomo trece es eso al 100%, ya que poco más tenemos que el grupo andando o internándose en una cueva. Al menos inicia la trama de las sirenas, que nos ocupará todo el tomo siguiente. Vamos, que es simplemente alimenticio.

El catorce es un poco más entretenido, y aunque la saga de las sirenas es bastante sosa (y pillada por los pelos) no deja de tener los elementos típicos en éste manga, es decir, el humor y la acción.

Los enemigos son viejos conocidos (los demonios) y están involucrados en la trama de las Dark Bring y la lucha por el mundo de las sombras, pero se sienten bastante de relleno, como una pantalla intermedia antes de volver a Demon Card y el enemigo que se nos presentó hace poco. Al menos el tema del arma que usa la magia extraída a seres vivos tiene su punto y se nos presenta una espada nueva para Haru.

En general nos quedan dos tomos bastante discretos, que no logran enchanchar ni tan sólo en sus momentos supuestamente épicos o tristes y que tiene el típico síndrome Mashima: no tiene ni idea de hacia dónde va y se siente todo como un relleno.

A ver si vuelve a la senda correcta pronto.
Publicar un comentario