miércoles, 24 de mayo de 2017

El Lobo Solitario y su Cachorro #10

Tras el clásico del comic americano que se pasó ayer por el blog, hoy le toca a uno del manga japonés, concretamente al tomo que nos lleva al ecuador del Lobo Solitario y su Cachorro.

Si sois asiduos al blog me habréis leído decir ya que es un manga que lee muy bien, pero cuya calidad depende mucho de las historias que tenga a bien contarnos, ya que, pese a que tiene una trama que nos sirve de hilo conductor y de excusa para el viaje de los dos protagonistas, son las historias autoconclusivas las que ocupan la mayor parte de la obra.

Pues bien, las autoconclusivas de éste décimo tomo son todas magníficas. No sólo están contadas con la maestría habitual en la composición de viñetas, sino que las tramas son en sí mismas muy buenas y auténticos retratos de cómo era el Japon medieval real; ese en el que los corruptos abundaban o donde se hacían auténticas atrocidades por honor.

Historias contadas con muy poco diálogo, basadas siempre en la narración visual, sin apenas textos aclaratorios… una muestra de cómo deberían contarse las historias en el medio.

Me gustan todas, desde las dos últimos protagonizadas por el niño hasta las que contienen más acción. Porque de eso tenemos también: historias totalmente contemplativas mezcladas con otras donde la sangría es abundante.


En fin, que me enrollo. Posiblemente el mejor tomo de la obra hasta el momento (como casi siempre).
Publicar un comentario