martes, 27 de junio de 2017

Rave #21

El tomo anterior nos recuperaba el tono narrativo y nos metía en faena tras una serie de volúmenes
algo más sosos. Pues bien, no exagero si os digo que éste tomo veintiuno es el que más me ha gustado hasta el momento.

Parece que el autor se ha dado cuenta de qué funciona y qué no en su obra, y que el relleno puede ponerse pero en dosis más cortas. Así que para compensar tenemos un volumen repleto de trama, con combates y espectacularidad.

De entrar el final del combate entre Haru y Lucia. Un combate sorprendentemente rápido y salvaje, no exento de momentos tramposos pero que te deja con un muy buen sabor de boca. Pero eso es sólo el aperitivo de lo que está por venir, porque a continuación se saca una amenaza de la manga que está ligada con el pasado de Elie y que se siente orgánica, no como el añadido típico de meter un bicho más poderoso (aunque acabe siéndolo).

Con éstos dos elementos (y las explicaciones que se nos dan) ya debería ser suficiente, tomo con combate, nuevo enemigo y trama. Pero no. Ya que el tramo final nos cambia de protagonista, con el carismático Sieg Heart y todo el tema de salvar al tiempo (enlazando con lo visto justo unos momentos antes).

En fin, una demostración evidente de que cuando Mashima se pone manos a la obra le salen tomos estupendos, de esos divertidos, rápidos, con trama y carisma por los cuatro costados. Sé que no pueden ser todos así de buenos, pero sí que podría esforzarse un poquito más en sus obras en lugar de dejarse llevar sin mas.

Publicar un comentario