jueves, 17 de mayo de 2018

Bright

Netflix se ha lanzado a la piscina y ha producido su primera película de gran presupuesto, de esas que bien podrían haberse estrenado en cine, con estrella incluída (Will Smith).

La película nos lleva a un mundo alternativo, un mundo donde las criaturas fantásticas existen y están entre nosotros (desde siempre). Concretamente a Los Ángeles, siguiendo a la figura de un policía que está de vuelta de todo y al que han puesto como compañero al primer orco del cuerpo.
Alguien dijo Bad Boys?
Dejando de lado el tema fantástico (al que ya volveré) la película no deja de ser una Buddy Movie de las de antes, con dos personajes que un principio no se aguantan (al menos uno de ellos al otro) haciendo frente a una amenaza que les supera mientras sus lazos se van estrechando. Como tal funciona bien, y como tal está planteada.

Porque la fantasía no deja de ser una excusa para darle trasfondo y hacerla más llamativa visualmente, picando a los fans del género fantástico aunque sólo sea porque salen orcos y elfos XD. Sí, es cierto que se crea cierto misticismo y hay magia, pero es un mc guffin en toda regla, una excusa para la Buddy Movie.

Aun así, creo que el añadir fantasía hace que uno tenga más ganas de acercarse a posibles (y reales) secuelas de la película, un extra que se puede explotar a futuro y hace que la peli tenga escenas imposibles de otro modo.

Los actores están correctos, ninguno acaba de destacar (ni tan sólo Will Smith); fallando un poquito la química entre los dos personajes protagonistas. No es nada grave, pero recuerdo una película reciente del género con Russel Crowe y Ryan Gosling (Dos Buenos Tipos) donde funcionaba mejor.

Luego está la acción, bien rodada y con efectos solventes, pero que está un poco por debajo de lo que puede verse en películas a estrenar en cines. No es un telefilm (ni de lejos), pero le falta un punto para competir con los blockbusters de efectos especiales.

Personalmente creo que Bright es un buen arranque para una saga de películas, pero una película que por sí misma se queda un poco por debajo de lo que sus elementos podían hacer pensar. Es una película que no intenta abarcar demasiado, y se conforma con ser entretenida, bien hecha y cumplidora. Suficiente? Probablemente sí, pero mimbres para hacer algo mejor había.

Diría que es una cinta de notable bajo, a la que una segunda parte puede hacer subir un peldaño o dos.

Valoración Personal: 7.

Publicar un comentario